El Grupo Parlamentario Popular en el Congreso ha solicitado al Ministerio de Igualdad dirigido por Irene Montero que presente los "datos, informes o documentos" utilizados para la elaboración de la polémica guía "Somos diversidad", orientada a ayudar a prevenir el acoso por LGTBIfobia en los colegios.

Noticias relacionadas

Entre los documentos requeridos, los populares reclaman "el importe completo del expediente por el que los ministerios de Igualdad y de Derechos Sociales y Agenda 2030 han elaborado la guía Somos Diversidad", así como "el expediente de contratación. 

Entre las preguntas planteadas por el Grupo Popular al Gobierno de España destacan: "¿Se ha consultado a la comunidad educativa y a las diferentes asociaciones de padres y madres para la implementación de este manual en las aulas?"; "¿Cuál ha sido el coste total del proyecto y cuál es su desglose?" o "¿Cuál ha sido el proceso de adjudicación del proyecto?".

La batería de preguntas al Gobierno está firmada por las populares Pilar Marcos, Sandra Moneo, Margarita Prohens y Bea Fanjul. Denuncian que el manual de Igualdad "ofrece una detalla programación de actividades que el docente debería realizar en el aula", pero no define "a qué etapas educativas va dirigido ni cuáles serían las edades de los niños que pueden recibir esas enseñanzas".

La guía, bajo el pretexto de ofrecer a los docentes una "caja de herramientas" para abordar la "diversidad sexual familiar, corporal y de expresión de identidad de género", propone 44 ejercicios a los niños, entre los que destacan por lo variopinto de su propuesta "la sopa lésbica", "la mochila del género" o "el armario gay".

Feministas, en contra

Diversas asociaciones feministas, integradas en la Alianza Contra el Borrado de la Mujer, exigen una retirada inminente de la guía y que ésta no llegue a los colegios por tratarse de un documento "científicamente insostenible e ideológicamente inaceptable".

La Alianza Contra el Borrado de las Mujeres denuncia, por ejemplo, que "bajo el pretexto de normalizar la diversidad familiar" se intenta introducir "el pensamiento del generismo queer", según el cual el sexo biológico no existe.

"Ningún material pedagógico que utilice una terminología del insulto a las lesbianas es aceptable ni apropiado para fomentar el respeto a las opciones sexuales", denuncian  en referencia a la "sopa lésbica".

Desde Alianza también exigen una "reunión urgente" con el Ministerio de Educación para abordar el "preocupante alejamiento de los principios y prácticas de la Coeducación".

En este sentido, desde la Alianza Contra el Borrado de la Mujer, denuncian que la guía intenta inculcar a los menores "la falacia de que la realidad biológica es elegible y que ser hombre o mujer es sólo una cuestión de sentimientos".

"Estas posiciones acientíficas transmiten mensajes que no son ni progresistas ni liberadores, que consolidan estereotipos sexistas y son contrarios a las relaciones de igualdad y respeto entre chicos y chicas de todas las edades, como establece la coeducación en la escuela", aseguran desde la Alianza.