Cataluña sigue sin fecha electoral. Octubre es el mes más señalado en las quinielas del Parlament, pero la convocatoria dependerá de las conversaciones que mantienen Quim Torra y Carles Puigdemont. De cara a esta cita con las urnas, Inés Arrimadas pretende aunar en una "candidatura transversal" a las "fuerzas constitucionalistas" de la región.

Noticias relacionadas

Según ha sabido este diario, el plan de la presidenta de Ciudadanos pasa por reunir bajo una misma marca al Partido Popular y a Manuel Valls. Con los primeros, siempre ha existido una vía de negociación; y con el segundo, a pesar de las desavenencias que éste mantuvo con Albert Rivera, la jerezana ha conservado una relación "cordial".

Fuentes autorizadas de la formación liberal reiteran que el objetivo de partida será construir una coalición de estas características, tal y como ha sucedido en el País Vasco: "Lo intentaremos hasta el final. Allí, son muchos los puntos de unión. El eje determinante es el de nacionalismo-constitucionalismo".

También buscaron armar una lista similar en Galicia, pero Alberto Núñez Feijóo, poseedor de una sólida mayoría absoluta, desdeñó todo tipo de ofertas. El domingo 12 de julio, como ya sucedió en Navarra, el pacto PP-Ciudadanos pondrá a prueba su músculo electoral con Carlos Iturgaiz como candidato.

¿Qué piensan Manuel Valls y Alejandro Fernández -presidente del PP catalán- de la operación que va a intentar Arrimadas? El socialista francés, a tenor de lo contrastado por EL ESPAÑOL, ya ha descartado presentarse. Una circunstancia que allana el camino al entendimiento, ya que Ciudadanos y PP tendrían más facilidades para distribuirse los primeros puestos de la lista.

Valls acuñó, para las últimas municipales, una candidatura llamada Barcelona pel Canvi: los resultados fueron peores de lo esperados. A pesar de la colaboración de Ciudadanos, tan sólo obtuvieron seis concejales, muy lejos de los diez de ERC y Colau, y de los ocho del PSC. Tras la ruptura entre el francés y Rivera, estas siglas vieron reducido su poder a dos asientos -los otros cuatro pasaron a formar parte de Ciudadanos-.

PP catalán: "No somos muy optimistas"

Una vez resquebrajada la complicidad entre líderes, a Valls le pusieron la cruz en la organización naranja, pero Arrimadas siempre mantuvo un buen trato con él. Y eso puede ayudar a resucitar el acuerdo. Fuentes del entorno del propio Valls admiten que se están dando reuniones entre Barcelona Pel Canvi y Ciudadanos Cataluña.

Fernando Carrera, heredero del proyecto del ex primer ministro francés, se está mostrando muy activo en los medios de comunicación y es un convencido partidario de la candidatura transversal. "Debemos ejemplificar la unión del constitucionalismo. Estamos convencidos de que Manuel e Inés negociarán en esa línea", aseveran miembros de Barcelona Pel Canvi a este periódico.

Pero, ¿qué dice el PP? Los conservadores son la otra pata fundamental del acuerdo. "No somos muy optimistas", relata un dirigente. "Una coalición debe tener un proyecto común. Ciudadanos está, ahora, en una lógica muy distinta a la nuestra. Trabajan volcados en los pactos con Sánchez", discurre esta fuente que, no obstante, reconoce que la puerta todavía está abierta.

En las autonómicas anteriores, Arrimadas se alzó con la victoria y 36 escaños. El PP, desmoronado, se quedó en cuatro. No obstante, la media de las últimas ocho encuestas publicadas sitúa a los liberales en 13 y a los conservadores en 10. De ahí que en Génova negocien con más fuerza.

Por otro lado, en el PP se dicen conscientes de que un gobierno constitucionalista "es imposible". "Además, las próximas elecciones no serán plebiscitarias porque el separatismo llegará muy dividido. Volverán los matices, además del eje nacionalista", arguyen las fuentes consultadas.

"Uno más uno no tienen por qué ser dos. Veremos qué ocurre en el País Vasco. También habrá que ver hasta dónde está dispuesto a llegar Ciudadanos. No podemos pactar una coalición y que al día siguiente voten con el PSC", asevera otro dirigente del PP catalán.