El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha reacccionado con virulencia a las últimas declaraciones y, sobre todo, negativas del Gobierno de Holanda a la solidaridad entre Estados miembros de la UE para hacer frente a la crisis del coronavirus.

Noticias relacionadas

El líder de Podemos rechaza la postura del Gobierno de Mark Rutte a pocos días del tercer Consejo Europeo excepcional tras el fracaso de los dos anteriores, en el que Pedro Sánchez debe lograr que los socios de la Unión hagan caso al Parlamento Europeo, que esta semana exigía una reacción "inmediata" de los Gobiernos. En este sentido, el número dos de los populares europeos, Esteban González Pons, y el líder liberal, y ex primer ministro belga, Guy Verhofstadt, hicieron sendos discursos muy exigentes señalando al Consejo y a la Comisión.

En una entrevista concedida a Cuarto Poder, Iglesias pone en valor la posición de "España, Italia, Francia, Portugal: que la Unión Europea será solidaria o no será". Según el socio de Sánchez en el Ejecutivo español, "para ser una referencia geopolítica de la defensa de la democracia, derechos humanos y de los derechos sociales, la UE tiene que asumir que la solidaridad es la condición de posibilidad de su propia existencia".

Así, el vicepresidente acusa de "egoísmo" a las posiciones de Estados "como Holanda, que ha actuado como un paraíso fiscal en los últimos tiempos, tal y como le decía el primer ministro de Portugal". Y advierte a Rutte que "eso no es compatible con los valores europeos".

Los acuerdos en España

Iglesias, además, ha defendido que el camino de la recuperación tras la crisis del coronavirus pasa por políticas de expansión fiscal y activación de la demanda: "Hay que gastar lo que sea necesario para salvar vidas, para mantener el consumo y evitar el cierre de empresas".

Sobre la llamada a la conformación de un gran pacto de reconstrucción, cree que su obligación "como Gobierno" es seguir tendiendo la mano al PP , aunque desliza que no se fía -"puedo intuir quién está dispuesto a arrimar el hombro y quién no"- y "sugerirles que escuchen a De Guindos [que defendió una renta mínima temporal], quizás sugerirles que dejen de perseguir a Vox".

"Si el PP se queda fuera de la Constitución, como está haciendo, si sigue compitiendo por decir la barbaridad más grande al Gobierno y por ver quién es más de extrema derecha con Vox, será una pena que se queden fuera de los acuerdos de reconstrucción de país", apostilla Iglesias.

El político de Podemos pone como ejemplo que la inversión pública en el Ingreso Mínimo Vital que el Gobierno se ha comprometido a tener preparado en mayo permitirá que personas en situación vulnerable mantengan un mínimo nivel de demanda y a al mismo tiempo que tanto las grandes empresas como las pymes y los autónomos "puedan seguir facturando".

A juicio de Iglesias, lo "sensato" son políticas de expansión fiscal que aseguren unos mínimos de niveles de demanda como condición de posibilidad de una recuperación económica, lo que provocará niveles de deuda con respecto al PIB "mucho más altos".

La culpa es de la derecha

Iglesias echa la culpa de los contagios en los sanitarios a los "recortes" en Sanidad de los Gobiernos pasados. Y vuelve a su discurso autárquico achacando el elevado número de infectados totales en España a la "enorme degradación y precarización" del sistema sanitario y un sistema económico que lleva a depender de "mercados especulativos" a la hora de dotarse de material de protección y equipos como respiradores para las UCI.

"La cuarta economía de la zona euro tiene que tener capacidad de producir los EPI y los respiradores que sean necesarios para las UCI", apostilla, y ser autosuficiente en la fabricación de test.

Iglesias argumenta, sobre la reconstrucción económica, que el modelo español no puede depender del sector inmobiliario y el turismo, sino apostar por la transición ecológica y las renovables.