"El foco tiene que estar puesto en estas dos personas: Pedro Sánchez y Pablo Casado". Pedro J. Ramírez ha abogado por un acuerdo entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición para afrontar la crisis del coronavirus. Ha asegurado que "desde todas las posiciones ideológicas hay que transmitirles el mensaje: en estas circunstancias el pacto no es una opción, es una obligación. Una obligación patriótica, una obligación ante el conjunto de la nación española".

Noticias relacionadas

Durante su intervención en el programa Los Desayunos de Televisión Española ha afirmado que "tendríamos que intentar generar un pacto en la España moderada, de centroderecha, de centroizquierda, la España que siempre se ha entendido durante estos 40 años. Un pacto por los buenos modales. Porque se empieza con las palabras frenéticas y se termina con las conductas frenéticas".

El director de EL ESPAÑOL cree que "necesitamos unos nuevos grandes Pactos de la Moncloa para que entre los españoles se restaure la concordia y no crezca esta inquina y este enconamiento que nos puede llevar a las peores desgracias". 

Sin buena relación

Este lunes el Partido Popular reprochaba al Gobierno haberse enterado en rueda de prensa de la propuesta de un encuentro para el próximo jueves con Casado con vistas a dialogar sobre soluciones a la crisis. Un nuevo desencuentro tras los vividos la semana pasada en el debate de la prórroga del estado de alarma.

"Al líder de la oposición no le puede convocar la ministra portavoz públicamente como si fuera un siervo de la gleba. Pensando mal podríamos creer que Sánchez está boicoteando su propia iniciativa y finge que quiere pactar pero en realidad lo que quiere descartar los patos", ha apuntado Ramírez.

El periodista ha afirmado que "si Sánchez de verdad quiere los pactos tiene que cortejar, tiene que cultivar la relación, generar confianza con Casado. Debería llamarle, acordarse todos los días. Recordar aquellas escenas en las que Adolfo Suárez invitaba a la Moncloa a Felipe González y estaban los dos allí con sus pitillos. Si eso ayudar a los pactos yo hasta les permitiría fumar", ha bromeado. Ramírez cree que "lo importante es se cree una buena relación entre ellos que ahora mismo no existe".

Lugar en la historia

Pedro J. Ramírez ha aseverado que "entramos en días decisivos" y que los nuevos pactos servirían para "no entrar en una espiral de miseria y de conflicto social prolongado". "Creo que aunque hay más actores todo va a depender de la actitud y de la voluntad de Sánchez y Casado. Aunque sean los dos muy jóvenes se están jugando su lugar en la historia", ha añadido. 

El director de este diario ha hablado además de la sesión de control al Gobierno en el Congreso de este martes: "Creo que la sesión es toda para la galería y me temo lo peor. El PP no atiende la recomendación de Aznar de actuar como si no existiera Vox y el PSOE y Podemos se dedican a hacer oposición de la oposición y en tono muy chusco".

Ramírez cree que hay que profundizar en cómo se trata la crisis desde algunos partidos políticos y desde algunos medios de comunicación. De estos, ha lamentado "su "comportamiento" y que haya "más medios que estén fomentando el enconamiento y el odio que los que estén fomentando la concordia. No puede ser que pongas una emisora esta mañana y sólo estén hablando del 36, de la guerra civil y por supuesto criminalizando sólo a uno de los dos bandos".

Papel de Podemos

Respecto a los partidos, ha señalado que para acabar con "toda esta espiral de la crispación y de la agresividad, además de a Vox, a la ecuación hay que sumar a Podemos, o al menos al entorno". "He visto vídeos morados en los que se llamaba asesinos a Rajoy, a Casado y al propio Amancio Ortega a costa de los recortes, del capitalismo. Esto no puede ser", ha criticado.

Pedro J. Ramírez ha censurado la actitud partidista de algunas personas durante la crisis: "No puede ser que en redes sociales haya un médico que diga que habría que plantearse si atender o no a los rojos que estén enfermos por coronavirus. Y el colegio de médicos dice que no se le debe sancionar porque un comentario en Twitter es como en una barra de bar". El periodista ha recordado que "en una barra de bar hay diez personas" y "en Twitter hay diez millones".

"Esto es una asignatura pendiente: el derecho de todos los españoles a no ser insultados. Cuando termine la crisis del coronavirus habría que plantearse este asunto muy en serio", ha apuntado.

El presidente ejecutivo de este periódico se ha referido además a las imágenes de Mariano Rajoy saltándose la cuarentena: "No hay manera, para una vez que se tiene que quedar quieto es la única vez que vemos a este hombre moverse".