"Los ciudadanos se suben por las paredes. No hemos tenido noticias del Gobierno en diez días", ha dicho Inés Arrimadas en una comparecencia telemática ante los medios de comunicación. La presidenta de Ciudadanos, ante la "inacción de Pedro Sánchez", ha enviado una "propuesta concreta" al Ejecutivo para avanzar en la reedición de los Pactos de la Moncloa.

Noticias relacionadas

"No vale con una foto, debemos ir a buscar consensos. No podemos perder ni un día más", ha aseverado antes de revelar los detalles de esa metodología recién diseñada y que ya está en manos del presidente del Gobierno.

Ella los llama "Pactos de la Reconstrucción" y, aunque asegura que el contexto nada tiene que ver con el de 1977, sí dice inspirarse en el consenso que guió aquellos acuerdos. "El factor tiempo es fundamental. Debemos vernos varias veces a la semana", ha indicado la jerezana.

El método fabricado por Ciudadanos establece la creación de "tres grupos de trabajo" que actúen de manera simultánea: "Uno sanitario, otro económico y un tercero de intervención social".

Tendrían presencia el Gobierno, la oposición, los presidentes autonómicos y los agentes económicos y sociales. Más allá de los encuentros entre los cabezas de cartel, Arrimadas pretende que estos tres apartados sirvan para que los "técnicos" avancen con "la mayor rapidez posible".

Al mismo tiempo, la liberal apuesta por estrenar una "comisión de seguimiento" en la que se dé cuenta de los éxitos cosechados. Pide a Sánchez que la frecuencia sea, al menos, semanal, aunque si de ella dependiera, los encuentros serían mucho más numerosos.

Objetivos concretos

En 1977, los Pactos de la Moncloa arrojaron dos documentos una vez prosperaron: el económico y el político. Arrimadas pretende que estos "Pactos de la Reconstrucción" sellen tres memorandos: "Contingencia sanitaria, reactivación económica y protección social".

El primero de ellos debería -según la propuesta de Ciudadanos- consensuar "protocolos de seguridad claros en el corto y medio plazo", "asegurar el suministro urgente y generalizado de equipamiento médico y de protección", "pactar la eventual relajación de medidas de confinamiento acompañadas de medidas de protección sanitaria" y "testeos masivos de Covid-19 para recuperar la actividad con todas las garantías".

El económico incluye los siguientes objetivos: "Un plan integral para conservar el empleo", "ayudas a autónomos y pymes" -con suspensión de cuotas e impuestos-, y "planes de impulso para el retorno a la actividad desglosados por sectores específicos".

Por último, el de intervención social menciona "una red de protección frente al desempleo y la bajada de ingresos familiares", "atención a los colectivos más vulnerables" y "un plan específico de educación y formación para niños y jóvenes".

En el documento enviado a Moncloa, los de Arrimadas reiteran que no existe otra solución posible que la "unidad y el sentido de Estado". "Nuestra mano tendida no es para justificar los errores del Gobierno, sino para asegurarnos de que no se repitan".

Los liberales tienen la esperanza de que Pablo Casado abandone la beligerancia y termine formando parte de los acuerdos. De momento, Arrimadas prefiere guardar silencio sobre el Partido Popular.