Amparándose en el Real Decreto que impuso el estado de alarma en toda España el pasado sábado, el Ministerio de Igualdad ha impulsado un Plan de Contingencia contra la violencia de género que pretende atender la especificidad de la convivencia forzada y continuada en una materia tan sensible como ésta a causa de la crisis del coronavirus.

El confinamiento domiciliario obligado durante al menos los 15 días de vigencia del estado de alarma -aunque ya se da por hecho desde el Ejecutivo que estas medidas tendrán que renovarse-, el Plan de Contingencia anunciado por el departamento de Irene Montero desarrolla una serie de medidas de carácter estratégico y operativo. El objetivo es ayudar a prevenir, controlar y minimizar las posibles consecuencias negativas en las vidas de muchas víctimas de violencia de género devenidas de las medidas de confinamiento.

Todo el plan pivota en torno a la declaración como servicio esencial de todos los servicios de asistencia integral a las víctimas de violencia contra las mujeres, conforme al artículo 2a de la Ley 8/2011 de 28 de abril.

La norma obliga a que los operadores de los servicios esenciales garanticen el normal funcionamiento de los dispositivos de información 24h; la respuesta de emergencia y acogida a las víctimas en situación de riesgo, incluidas las mujeres que precisan abandonar el domicilio para garantizar su protección.

Otra de las decisiones, el normal funcionamiento de los centros de emergencia, acogida, pisos tutelados, y alojamientos seguros para víctimas de explotación sexual y trata, puede comportar dificultades. Las medidas de aislamiento social, la profilaxis sanitaria, además de la distancia de seguridad para evitar los contagios, parecen no poder cumplirse en estos casos. Si bien la orden de Igualdad prima la emergencia -por urgente- vital a la sanitaria.

Además, se asegura la asistencia psicológica, jurídica y social a las víctimas ya sea de manera no presencial, telefónica o por otros canales.

Acceso a la asistencia

Otra de las claves principales de la orden de Igualdad es articular "las medidas necesarias para garantizar el adecuado funcionamiento de los servicios destinados a la protección de las víctimas de violencia de género". Y en este sentido, se compromete a la adaptación de las modalidades de prestación de los mismos a las circunstancias excepcionales a las que se ve sometida la ciudadanía durante estos días.

Victoria Rosell, delegada del Gobierno contra la Violencia de Género. ADP

Sea por indicación de las autoridades sanitarias, o por aplicación de la limitación de circulación y acceso a espacios públicos conforme a las medidas excepcionales del estado de alarma, "las mujeres en situación de aislamiento domiciliario, apunta el comunicado del Ministerio, pueden ver dificultado o imposibilitado el acceso a los medios habituales de comunicación y denuncia de situaciones de violencia de género".

Y es precisamente eso lo que pretende evitar el departamento de Montero, precisamente una de los líderes políticos que han caído enfermos por el Covid-19.

Medidas

Se activará un nuevo recurso de emergencia para las mujeres en situación de violencia de género mediante un mensaje de alerta por mensajería instantánea con geolocalización que recibirán las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

También estará disponible en los próximos días un Chat-sistema de mensajería instantánea de contención y asistencia psicológica en situación de permanencia en domicilios que gestionará la Administración Central.

Igualdad distribuirá una nueva guía de actuación y recursos disponibles para mujeres que sufran violencia de género durante esta situación de emergencia que obliga al confinamiento de la sociedad española.

Y finalmente, se pondrá en marcha una campaña de comunicación institucional de presentación del Plan de contingencia. Sus objetivos fundamentales serán "la concienciación contra la violencia de género", la alerta de situaciones de violencia dentro de los hogares y "la concienciación por el buen trato durante el período de confinamiento".

Comunidades Autónomas

La delegada contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, por su parte, ha requerido a las Comunidades Autónomas que informen sobre cuáles son los recursos de que disponen en sus respectivos ámbitos territoriales, telefónicos y on-line, para la actualización del inventario contra la violencia de género, tanto presenciales como no presenciales.

Una vez reunida esta información, se trasladará de inmediato a la empresa que presta el servicio del 016, que realizará el servicio en la modalidad de teletrabajo, con la doble finalidad de no derivar a víctimas a servicios inoperativos y establecer un plan con recursos suficientes para proteger a las mujeres durante la crisis sanitaria.

Información sobre el coronavirus: