El presidente del PP, Pablo Casado, cree que "el Gobierno ha ido por detrás de los acontecimientos" con la crisis del coronavirus, por lo que dice vivir con "preocupación" estas horas. Por ello, insiste, "tiende la mano" al presidente, Pedro Sánchez, para que las medidas para hacer frente a la enfermedad se tomen de forma "coordinada" entre las grandes fuerzas políticas.

Noticias relacionadas

Lo hace, ha deslizado, sin tener en cuenta la actitud de la oposición -entonces el PSOE- con los casos de ébola en 2014 o el pasado verano con los de listeriosis en Andalucía. "Yo apoyo al Gobierno y remamos en la misma dirección", ha recalcado. Eso sí, pide que, de igual manera, desde el Ejecutivo no se critique a la Comunidad de Madrid por supuesta ausencia de camas o personal para atender a los contagiados.

"El Gobierno -ha continuado- va a encontrar más lealtad en el PP que en sus socios de investidura. A los que nos importa España no vamos a pelear un puñado de votos ahora y mantendremos una posición responsable", ha asegurado en una entrevista este miércoles en 'Herrera en COPE'.

5-A y parón del Congreso

Por lo demás, Casado dice tener "absoluta tranquilidad" por la competencia de los profesionales de la Sanidad en España -"los hospitales funcionan estupendamente", ha destacado-, por el hecho de que esté garantizado el suministro en los grandes y pequeños comercios y por la diligencia de las familias a la hora de asumir el cierre de colegios y demás complicaciones derivadas de esta crisis. 

A su juicio, la buena disposición de profesionales, sectores afectados y ciudadanos no basta si el Ejecutivo no "lidera con recursos económicos" la salida a esta situación.

Preguntado por la posibilidad de que las próximas elecciones autonómicas deban ser pospuestas, Casado se ha limitado a señalar que la potestad reside en el lehendakari y el presidente gallego, Iñigo Urkullu y Alberto Núñez Feijóo, respectivamente, pero que en este caso uno y otro han de atenerse a lo que ordenen la Junta Electoral Central y las autoridades sanitarias.

Sobre el parón del Congreso a raíz del positivo del diputado de Vox Javier Ortega Smith, Casado es partidario de que la Diputación Permanente siga a pleno rendimiento: "El control al Gobierno es fundamental y en este caso más, no le gusta rendir cuentas".