Al doble o nada. La entidad Societat Civil Catalana ha decidido apostar fuerte para que los poderes públicos actúen en la vía Meridiana de Barcelona ante los cortes de los denominados Comités en Defensa de la República (CDR) y vuelva a ser una vía accesible para todos los catalanes.

Noticias relacionadas

La entidad constitucionalista ha anunciado que bloqueará cada viernes los túneles de Vallvidrera, en Barcelona, como respuesta a los cortes de la Meridiana y en "defensa de los trabajadores" que ven cómo los Mossos d'Esquadra no intervienen desde hace ya casi cuatro meses. 

"Es una medida de presión, queremos que Ada Colau ponga fin a un caso de mucha gravedad y que afecta a un número más elevado de gente de los que están allí protestando", explican a EL ESPAÑOL. 

La próxima semana será clave. Si la alcaldesa de Barcelona decide tomar cartas en el asunto y despeja la Meridiana renunciarán a llevar a cabo su acción.

Guardia Urbana

Por contra, si desde el equipo municipal hacen caso omiso a su petición se desplazaran el próximo viernes hasta la zona para cortar la carretera y que "los independentistas no puedan ir a esquiar los fines de semana".

Si el bloqueo de los túneles de Meridiana se consuma, desde Societat Civil Catalana barajan dos escenarios: que la primera edil de Barcelona envíe unidades de la Guardia Urbana para obligarles a cesar en su protesta o que, como en el caso de la Meridiana, les deje ocupar la vía provocando los mismos problemas que generan los CDR separatistas.

Cualquiera de las dos opciones, afirman, servirá para señalar la "equidistancia" de Colau y su "dejación de funciones".

Acción reactiva

Después de la gran manifestación del 8 de octubre de 2017 en Barcelona, las entidades constitucionalistas como SCC son conscientes de la dificultad que representa movilizar a su electorado.

Aseguran que el objetivo de la protesta es forzar a los políticos a actuar y que las calles de Barcelona recuperen la "normalidad". En ningún caso, añaden, buscan contribuir al "bloqueo" de la ciudad. 

Su propuesta, sin embargo, ha generado reacciones de distinta índole por el hecho de emular las mismas acciones que el nacionalismo.  

Su esperanza es no tener que llevar a cabo la acción, y que Colau intervenga.