Unidas Podemos ha logrado arrancar al PSOE el compromiso de presentar la Ley de Libertades Sexuales antes del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Tras discrepancias entre ambas formaciones, el anteproyecto ya cuenta con el visto bueno del Ministerio de Justicia. "Queríamos que saliese para el 8-M por la urgencia, tiene que salir", afirma la ministra de Igualdad, Irene Montero, que explica que la base de esta nueva ley es el "consentimiento" porque "las mujeres somos dueñas de nuestra sexualidad y decidimos hasta dónde queremos llegar en cada momento".

Noticias relacionadas

En una entrevista en Telecinco, Montero ha explicado que la Ley de Libertades Sexuales, de la que Unidas Podemos quiere hacer bandera y que tiene un "amplísimo consenso social" que no genera división, está dirigida a que las mujeres "nos sintamos acompañadas, protegidas y seguras" y sean las instituciones las que se encarguen de su amparo y cuidado.

Solo sí es sí

El texto, que se hará público en los próximos días, recoge también medidas de prevención y sensibilización para la protección de la libertad sexual de la mujer. Defensora del "solo sí es sí", Montero ha eludido detallar cómo se regulará esta fórmula en el texto legal y ha puesto el foco en que la clave está en el consentimiento. "Somos dueñas de nuestra sexualidad", ha afirmado la ministra de Igualdad, que considera que "no hace falta que una mujer diga "sí" todo el rato" sino de acompañar a la mujer víctima de un abuso sexual en todos lo ámbitos. 

Considera que uno de los ejes vertebradores de esta ley es dotar al sistema judicial de una "perspectiva de género" que, ha opinado, a veces no existe. "A las mujeres se nos cuestiona si fuimos unas busconas, si bailamos de forma provocativa...", denuncia Montero, dejando claro que "el foco nunca puede estar en cómo iba o qué hacía la mujer". Por ello, la sensibilización también será una pieza clave para que la sociedad acompañe y "no legitime" las agresiones sexuales. 

Ha asegurado, además, que el proyecto de ley "no se ha redactado en un mes, sino que es el trabajo de más de dos años" y se ha mostrado convencida de que situará a España entre los países más avanzados en la protección de libertades sexuales.

Discrepancias de puertas para dentro

Sobre las discrepancias con el PSOE relativas a esta ley, la ministra de Igualdad ha negado que estas existan ahora pero no que las hubiera en los días previos. "En caso de que tengamos discrepancias la vamos a resolver de puertas para dentro, pero ahora no hay ninguna y hay acuerdo y consenso total de que la ley tiene que salir para el 8 de marzo", ha explicado. 

La dirigente de Podemos ha insistido que esta reforma debe ser la primera que quiere impulsar el Ejecutivo de Pedro Sánchez. "Tiene que ser la primera que impulsemos y no responde solo a una voluntad política de este Gobierno, sino también a la urgencia que existe por parte del movimiento feminista y del conjunto internacional". De hacerlo, España se situará entre los países más avanzados en la protección de las libertades sexuales. "Si esta ley, en lo sustancial, queda como estamos planteando y mantenemos el espíritu, seremos uno de los países pioneros y eso es un motivo de orgullo", ha añadido.