El líder del PP, Pablo Casado, adelantó este lunes que su partido presentará este martes una denuncia por "usurpación de funciones" contra Quim Torra, quien, a su entender, ya no es presidente de la Generalitat tras su inhabilitación y perder su escaño en el Parlament. Dicho esto, solicitó al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, que cumpla con sus obligaciones y lo cese "si sigue ostentando una función que ya no le representa".

Noticias relacionadas

"Lo que debería hacer Sánchez es removerle", manifestó Casado ayer lunes, criticando que el presidente del Gobierno vaya a reunirse este jueves con Torra en Barcelona y achacando esta situación a que el Gobierno de coalición "depende de los independentistas" para poder gobernar.

En una entrevista en TVE, Casado afirma que el Gobierno de España no puede ser "rehén" de los independentistas y agregó que lo que tiene que hacer Sánchez es decir que no asiste el jueves a esa reunión con Torra, "tomar medidas" contra él y "romper" los acuerdos con ERC y JxCAT en Cataluña. "Ahí nos vamos a encontrar", apostilló.

Así, el presidente de los populares recordó que el Gobierno "tuvo que intervenir" en el pasado cuando el exalcalde de Marbella Julián Muñoz fue condenado por corrupción y se negó a dejar la Alcaldía. "¿Por qué un condenado por corrupción como Muñoz puede ser removido y alguien con un delito ratificado por el Supremo puede seguir en la Generalitat?", se ha preguntó Casado para responder seguidamente: "Porque Sánchez depende de los independentistas para gobernar".

En este sentido, Casado subrayó que "el Gobierno no puede ser rehén de partidos a los que les importa un comino España y ponen como condición la amnistía y un derecho de autodeterminación". "España tiene una soberanía nacional", señaló el presidente del PP, quien pidió a los independentistas "que hagan como Ibarretxe" y acudan al Congreso para votar su propuesta. "Sánchez debe poner orden o hacer que se cumpla la ley", zanjó.

El líder del PP pidió además explicaciones a Sánchez sobre su reunión con Torra en el Parlamento. A su juicio, el jefe del Ejecutivo se somete a la "ley del rodillo", rechaza comisiones de investigaciones u "ofrece respuestas generales". "No se puede defender España con aquellos que quieren destruirla. Tiene que decir que no va a esa reunión y ahí nos podemos encontrar", aseguró.