La primera gira de Juan Guaidó por Europa desde su reelección como presidente encargado de Venezuela lo trae este sábado a España... pero no lo llevará a Moncloa.

Noticias relacionadas

A no ser que Pedro Sánchez rectifique a última hora, cosa que no quieren descartar oficialmente desde la oficina del líder democrático caribeño, el jefe del Ejecutivo español prefiere no fotografiarse con el presidente al que él mismo reconoció hace exactamente un año. La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, ha sido la encargada de recibirle en una reunión "muy productiva" de 45 minutos.

"Es un honor estar en Madrid, donde vengo a reunirme con nuestra diáspora", dijo Guaidó al tomar tierra en Barajas, "y a exigir elecciones verdaderamente libres en nuestro país".

Con Casado antes que con Laya

El primero en recibir al mandatario venezolano en la Casa América de Madrid ha sido Pablo Casado. El presidente del PP ha celebrado el viaje de Guaidó a "la madre patria" y ha aprovechado el atril para arremeter contra Sánchez: "O  está con el tirano Maduro o con el presidente Guaidó, es la demostración de que depende de Podemos, que le exige que no reciba al presidente legítimo de Venezuela". 

Guaidó y Casado este sábado en la Casa América de Madrid

El líder de la oposición no ha perdido ocasión para cargar contra el ministro de Transportes, envuelto en una grave crisis política tras destaparse su reunión nocturna con la vicepresidenta de Maduro en Barajas. "Ya lleva seis versiones y no sabemos lo qué pasó. Ábalos debería dimitir sólo por el hecho de mentir", ha censurado Casado. 

El popular califica lo ocurrido como un "conflicto internacional de extrema gravedad" del que Sánchez es "el último responsable". También ha adelantado que la estrategia en este tema no será sólo dialéctica: "Si no hay explicaciones promoveremos una comisión de investigación en el Congreso y a nivel europeo".

Después, Guaidó se ha visto con la ministra González Laya, quien le ha trasladado el "pleno respaldo del Gobierno español" y el "deseo" del Ejecutivo de contribuir a que se convoquen elecciones con garantías democráticas.  Antes, la ministra rechazaba las "polémicas estériles" y calificaba de "fortuito" el encuentro que el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, mantuvo con la vicepresidenta del régimen chavista, Delcy Rodríguez, en el aeropuerto de Barajas.

Emoción en la diáspora venezolana

La oposición democrática venezolana toma este sábado como una fiesta, una reunión de su presidente y líder con los cientos de miles de miembros de la diáspora de un país que ya ha visto a cuatro millones de compatriotas huir del hambre y la represión. Fuentes de Voluntad Popular -el partido de Guaidó- en España confirmaban a este periódico que "más allá de que Sánchez no lo reciba, es un gran día" para ellos. Y trataban de templar ánimos: "España sigue siendo el socio de referencia de los que luchamos por liberar a nuestro país".

Guaidó ha llegado a España tras estar en la cumbre económica de Davos y entrevistarse con el primer ministro británico, Boris Johnson, y el presidente francés, Emmanuel Macron. Ha sido recibido, entre otros, en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas por Antonio Ecarri, su embajador en Madrid, y Lilian Tintori, la esposa de Leopoldo López, líder de Voluntad Popular, el partido del presidente interino.

Mientras, el presidente español viajaba a Murcia y otras zonas afectadas por la borrasca Gloria. Sánchez se reunía este sábado con alcaldes ribereños del Mar Menor, tras lo que sobrevolaba en helicóptero la zona. Para l atarde tenía previsto seguir atendiendo a los afectados en Peñíscola y Benicarló, en la provincia de Castellón, y después en Cantavieja, en Teruel, antes de acudir esta noche a la ceremonia de los Premios Goya del cine español.

Llaves de oro

En una de esas paradas, Sánchez atendía a la prensa y mostraba su respaldo al ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ante la polémica surgida por su encuentro clandestino con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, a bordo de un avión en Barajas. Según el presidente, la reunión se produjo "para evitar una crisis diplomática".

Con todo, el Ayuntamiento de la capital y la Presidencia de la Comunidad Autónoma han previsto actos de homenaje con honores de Jefe de Estado. Tras las reuniones en la Casa de América, el Palacio de la Cibeles se ha engalanado para recibir a Guaidó. Tras unas breves palabras de Begoña Villacís y José Luis Martínez Almeida, la vicealcaldesa y el alcalde han hecho entrega al mandatario de las Llaves de oro de la ciudad. 

"Estoy conmovido por este gesto con la democracia y los venezolanos. Acepto este símbolo en nombre de ellos. Sabemos que no estamos solos", ha agradecido Guaidó en su discurso.

El embrollo diplomático de un presidente interino en la capital mientras lo atiende la oposición y el que lo reconoció fuera de Madrid, se da pocos días después de que el ministro de Transportes y número tres del PSOE se reuniera en secreto y dentro de un avión en Barajas con Delcy Rodríguez, vicepresidenta de Maduro.

La número dos del régimen chavista está sancionada por la Unión Europea como una de las responsables directas de la represión a los derechos humanos en Venezuela y no podría ni siquiera haber sobrevolado el cielo español. Sin embargo, Ábalos -que ha dado hasta cinco versiones del incidente, tras negarlo de inicio- se vio con ella en un avión durante al menos media hora.