Santiago Abascal ha prologado la dureza de su discurso con estas palabras: "Voy a hablar de las barbaridades e infamias que se han dicho en esta Cámara". Un alegato que ha provocado la risa floja en las bancadas de PSOE y Podemos. En un acoso y derribo constante contra Pedro Sánchez, el líder de la extrema derecha ha arengado: "La compañía aseguradora del golpe institucional que están dando es ETA".

Noticias relacionadas

Este lunes por la tarde, un diputado de EH Bildu avisaba en Catalunya Radio de que su grupo pasaría de la abstención al "sí" en caso de que hubiera transfuguismo entre los socialistas. Una premisa que, a ojos de Abascal, permite situar a la banda terrorista tras la investidura de Pedro Sánchez.

"Su Gobierno cuenta con el beneplácito de ETA", ha repetido Abascal. Los ministrables de PSOE y Podemos se miraban, negaban con la cabeza. Uno de ellos, Rafa Mayoral, ha preferido abandonar el hemiciclo.

En su turno de réplica, Pablo Iglesias le ha leído un mensaje de Rosa Lluch, hija de Ernest, asesinado por ETA: "No hablen ustedes en nombre de las víctimas del terrorismo". Esta afirmación ha levantado a los parlamentarios de PSOE y Podemos, que han brindado una ovación de varios minutos.

El portavoz de Vox ha hecho mella en todos los vectores que abren una brecha entre las izquierdas y las derechas. Ha comenzado con la violencia de género. "Quiero empezar condenando el asesinato de una mujer en Esplugas de Llobregat". Y Adriana Lastra, a la que se han unido varios diputados socialistas, ha aplaudido. Pero acto seguido, Abascal ha apostillado: "Por eso necesitamos una ley de violencia intrafamiliar". Entonces se ha generado el murmullo.

"A nosotros nos importan todas las víctimas, no sólo cuando el asesino es hombre y español. A ustedes la realidad les estropea la ideología", ha clamado con la vista puesta en los de Pablo Iglesias. Abascal ha leído varios titulares relacionados con "manadas de magrebíes" y extranjeros. "Muchos de ellos van a salir a la calle", ha aseverado.

Tras volver a los "apoyos separatistas" que apuntalan al Gobierno, el candidato de la derecha radical ha gritado: "¡Viva España! ¡Viva el Rey!". Sus diputados, además de los del PP, le han respondido con sendos "¡viva!". Una actuación que ha vuelto a generar las risas irónicas y la desaprobación de PSOE y Unidas Podemos.

Santiago Abascal suele subir a la tribuna con sus notas guardadas en el interior de un libro. El de este martes se titula Mis recuerdos y lo firma Francisco Largo Caballero, dirigente socialista que fue presidente del Gobierno durante la II República en tiempos de guerra.

"En París, con el dinero de Stalin, pagaba señoritas con las que no tenía relación familiar", ha atacado el de Vox después de que el presidenciable se mostrara orgulloso de la Historia del PSOE.

Sánchez, en su intervención, había citado así a Manuel Azaña: "Todos somos hijos del mismo sol y tributarios del mismo río". Abascal ha elegido una frase distinta del patriarca de Izquierda Republicana: "Les tolero que ataquen a la República, pero no que ataquen a España".