Con el debate de investidura de Pedro Sánchez fijado para los días 4, 5 y 7 de enero, no sólo se han trastabillado los planes para asistir a la cabalgata de los Reyes Magos, también se ha visto implicada la celebración de la Pascua Militar, presidida por el rey Felipe VI y donde se conmemora la actuación de las Fuerzas Armadas.

Noticias relacionadas

Por eso, la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, ha denunciado la decisión tomada por la presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet. Así, y a sus ojos, se trata de una "decisión política" que es el "reflejo formal del aliento sectario" del nuevo Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos. "No es inocente, es un desprecio a los españoles", ha afirmado. 

"Es un acto contra la ilusión y contra la institución. Una investidura contra los cuatro Reyes", ha indicado Álvarez de Toledo. "Obedece a la voluntad de sectores izquierdistas de esta coalición presuntamente hiperprogresista de desprestigiar y erosionar una fiesta querida y común a todos los españoles, y a una institución querida y común que representa a todos los españoles", ha manifestado.

Reflejo "megalómano" de Sánchez

La portavoz parlamentaria del Grupo Popular ha señalado además que detrás de la fecha se esconde la "megalomanía del propio candidato a la Presidencia del Gobierno". En este sentido, ha asegurado que esta decisión sobre la fecha de la investidura es un "signo inequívoco y claro de lo que le espera a España desde el punto de vista del respeto institucional y el respeto a los consensos civiles".

Álvarez de Toledo ha criticado duramente que Sánchez quiera ser a toda costa investido coincidiendo con "la fiesta de Reyes", que tiene una "profunda carga simbólica" y que celebran "todos" los españoles porque "agrupa a personas de distintas ideologías, creyentes, agnósticos, republicanos o monárquicos". "Es una fiesta transversal española. Y una fiesta de la ilusión de los niños", ha declarado a Europa Press.

Finalmente, ha indicado que esta decisión es "reflejo del aliento sectario" del Gobierno de PSOE y Unidas Podemos que va a echar a andar en esta nueva legislatura. A su juicio, ese pacto de Gobierno es "contra el Estado y contra los grandes consensos españoles" en materia constitucional y civil.