Vox ha repartido este sábado en Sevilla cientos de muñecos que simulan ser fetos de 14 semanas de gestación, en el acto central de este partido de su campaña contra el aborto, que han hecho coincidir con el día de los Santos Inocentes.

Noticias relacionadas

Un acto que se ha celebrado en la Ronda de Triana de la capital andaluza, donde la portavoz de este partido en el Ayuntamiento, Cristina Peláez, ha leído un manifiesto en el que cita que el aborto "es el peor atentado contra los derechos humanos que tiene lugar en la sociedad actual, donde cada año son destruidos en el seno materno 55 millones de pequeños humanos en todo el mundo".

Ha criticado que "hace 34 años, el Gobierno del PSOE nos vendió la primera ley del aborto como una despenalización excepcional de casos extremos, pero la ley desplegó su efecto pedagógico, anestesiando las conciencias de millones de españoles, y el coladero de la salud psicológica de la madre convirtió la ley de supuestos en una ley de aborto libre, consolidada por la nueva reforma socialista de 2010".

Luego, con mayoría absoluta, "Mariano Rajoy incumplió su promesa de recuperar la protección legal del no nacido, y tras ese engaño del Partido Popular Vox es ya el único partido provida del Parlamento español", ha dicho.

Vox también preveía llevar a cabo este 28 de diciembre una misa en el municipio sevillano de Gelves, en la parroquia Santa María de Gracia, por "los niños abortados durante 2019" y por "todas aquellas mujeres en peligro de exclusión y con pensamientos de abortar", que finalmente ha sido suspendida por parte de la Iglesia. 

En un principio estaba previsto que el oficio tuviera lugar a las 11.00 horas de este sábado en recuerdo "de todos los niños abortados durante el año 2019", petición extendida a todas las mujeres "en peligro de exclusión y con pensamientos de abortar", y, según los miembros de Vox en Gelves, sin polémica porque solo iban "a rezar".

Sin embargo, esta mañana se les ha comunicado que, por petición del Arzobispado de la provincia y para "evitar problemas", se ha decidido cancelar la misa. Las mismas fuentes han asegurado que algunos miembros de Vox han recibido amenazas por convocar el oficio religioso.