Inés Arrimadas será proclamada presidenta de Ciudadanos el 15 de marzo, pero este miércoles acude a Zarzuela para ser la voz de su partido en la ronda de consultas convocada por el Rey. Una visita que la convierte -aunque sea de facto- en líder de los liberales. De momento, no se le conoce ningún rival de entidad para las primarias que afrontará en los próximos meses.

Noticias relacionadas

Arrimadas ya había coincidido con el Rey -según explican desde su equipo- "alguna vez, pero nunca en una audiencia privada de estas características". La también diputada por Barcelona ha pasado el puente en su Jerez natal. "Es muy, muy perfeccionista", relatan dos dirigentes que la conocen bien. Así que este martes repensó el mensaje que va a trasladar al monarca. Después, ofrecerá una rueda de prensa en el Congreso.

Debido al descalabro electoral -las entrevistas se suceden de menor a mayor importancia aritmética-, Arrimadas estrechará la mano de Felipe VI antes que Pablo Iglesias, Pablo Casado y Pedro Sánchez. Pero eso le otorga una ventaja desde el punto de vista comunicativo. "Nuestras declaraciones tendrán un hueco en el prime time del mediodía y seremos los únicos", relatan desde su gabinete.

"Inés trasladará al rey un mensaje en positivo. Expondrá la vía de los 221 diputados", reseñan estas mismas fuentes. La ya bautizada como "vía Arrimadas" pasa por un "gran pacto constitucionalista" entre PSOE, PP y Cs que "desbloquee España mediante un gobierno que no dependa de los separatistas".

"Es una estrategia que nos permite dibujar un espacio propio. Pero más allá de eso, estamos convencidos de que es lo mejor para el país. También pensamos que es el camino más deseado por la mayoría de los españoles". Un razonamiento vertido por fuentes oficiales de Ciudadanos y que circunscribirá las palabras de Arrimadas al Rey.

La presión al PP

A última hora del día, Sánchez cerrará la ronda de consultas. Para entonces, Felipe VI ya habrá conocido de primera mano los detalles de la propuesta de Arrimadas y podría preguntar por ella al presidente del Gobierno en funciones. Otro tanto cabe que suceda con Pablo Casado, pieza clave en esa jugada deseada por los naranjas.

El Partido Popular reitera que "no" aceptará esa oferta. Casado asegura que, si lo hiciera, "dejaría de ser la alternativa al Gobierno". A su derecha, presiona Vox. "Es lo mismo que nos pasó a nosotros con Albert. Un competidor a la derecha y una opción posible a la izquierda... La presión es muy delicada", arguye alguien que trabajó con Rivera.

En Ciudadanos, para más inri, conciben la propuesta de "España Suma" como una "campaña de desinformación" con la que el PP "intoxica" para "evitar hablar de la vía Arrimadas": "Hablan de las elecciones vascas y gallegas y así no se postulan acerca del desbloqueo".

"Para ellos es muy complicado porque en Génova, interna y externamente, varios dirigentes se muestran a favor de la opción que estamos proponiendo", presumen en Alcalá 253.

En la propia Zarzuela, a tenor de las fuentes consultadas por este periódico, Arrimadas también comentará al Rey el "peligro" de los aliados que busca Pedro Sánchez: "Esquerra Republicana, el apoyo que necesita, ni siquiera va a asistir a la ronda de consultas".