“No prevemos cambios importantes en las listas”, anunciaba Santiago Abascal en una entrevista este fin de semana sobre los candidatos de Vox para el 10 de noviembre. No era más que la calma antes de la tormenta que se avecinaba. Tan sólo dos días después, los cimientos del partido se tambaleaban, dando lugar a un seísmo con epicentro en Baleares. El terremoto político lo protagonizaba Malena Contestí, diputada de Vox por el archipiélago durante esta legislatura fallida.

Noticias relacionadas

La política daba un portazo y anunciaba este lunes por la noche que no volvería a formar parte de las listas del 10-N. En una dura carta en la que comunicaba su renuncia declaraba sentirse “traicionada” y calificaba a su antiguo partido de “movimiento extremista y antisistema” y de practicar un “proselitismo totalitario” y “un dogmatismo que golpea como un yunque”. También acusaba a sus hasta ahora compañeros de fomentar la “homofobia”, de “criminalizar a la mujer que pasa el trauma de abortar” y de “estatalizar a los niños”.

“Prefiero irme a casa que seguir en Vox”, zanjaba.

Su marcha cogió por sorpresa a sus colegas de partido. “Hace dos semanas defendía lo que ahora rechaza. No tiene ningún sentido, ninguna lógica”, apostilla un miembro de Actúa –la marca de Vox en Baleares- en conversación con este periódico.

Los dirigentes de Vox achacan la “metamorfosis repentina” de Contestí a que ella misma sabía que no estaba previsto que volviera a concurrir bajo las siglas de Vox. “Al ver que no iba a repetir, pues de repente sufre esta caída del caballo y cambia de opinión”, ironizaba el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, haciendo referencia a una de las aficiones favoritas de Contestí, amante de los caballos y gran amazona.

Contestí es hija de Miquel Contestí Cardell, el hombre que resucitó al Real Club Deportivo Mallorca en los años 70. Él, junto a un grupo de amigos mallorquines, consiguieron salvar a un club que en esa época estaba casi desaparecido. En sólo cuatro años lo llevó de Tercera a Primera División. A su hija, jurista de formación, no le interesa tanto el fútbol, y se decanta por el rugby, la escalada, la natación y la hípica.

“Está muy claro, se entera de que no va a repetir y ahí está la reacción”, añadía Jorge Campos, líder de la formación en Baleares y fundador, junto a Contestí, de Actúa, partido que se presenta coaligado con Vox en el archipiélago.

"Es material tóxico"

Ella, sin embargo, lo niega. Dice que tenía la confianza del partido para ser cabeza de cartel el 10-N. Para ello se aferra a las palabras de Santiago Abascal en ABC, que daba a entender que los 24 de Vox repetirían. Asegura que se va porque hay “cosas que sé, que he visto y que he vivido” que no le gustan. "Estamos en elecciones y lógicamente van a negarlo porque tienen que agarrarse a algo, a ver si cuela", señalaba este martes, tildando de “falsos” los comentarios de Espinosa de los Monteros y Campos.

Su candidatura no estaba asegurada, defienden fuentes de Vox y Actúa consultadas por EL ESPAÑOL. De ahí su marcha. “Es material tóxico”, critican desde Madrid. “Una lianta. Le encantan los escándalos”, califican desde las islas.

"Escándalo veraniego"

De hecho, no es el primer “pollo” que “monta” Contestí. Así describen estas mismas fuentes el episodio que protagonizó la joven política en agosto, cuando se dio de baja de Actúa por el “descontrol económico”, sembrando dudas sobre la financiación de la filial de Vox en las islas. Contestí se desmarcó de Actúa, partido que ayudó a fundar, pero conservó su escaño en el Congreso. Tras su denuncia, Abascal intervino y Madrid encargó una auditoría, pero no se detectaron irregularidades, aclaraba este martes Espinosa de los Monteros.

En la confección de las listas, propuestas por Actúa pero siempre con el visto bueno de la cúpula, no se contaba con Contestí. Y ya se conoce quién será su sustituto. Antonio Salvá, que encabezó la lista de Vox por Mallorca al Senado el 28-A, será el nuevo candidato al Congreso. Es padre de Diego Salvá, el guardia civil de 27 años asesinado por ETA en Calviá en 2009.

Este periódico ha tratado de ponerse en contacto con Contestí para recabar su versión. Al cierre de esta edición, no se ha obtenido respuesta alguna.