Querido Pablo
Presidente del Grupo Confederal de Unidas Podemos - En Comú Podem - Galicia En Común

Recuerdo un día hablando con una dirigente de lo tuyo allí en Cataluña. Con la excusa de preguntarle por el procés le pedí que me ayudase a entender las diferencias entre Podem (1) y En Comú (2), quiénes fueron los de Sí que es Pot y cómo eran las entessas del Senado. Ella empezó a explicarme con brío, pero luego entró en un bucle. Y nos acabamos riendo los dos. Los dos en común.

Cuando llegué al periódico para cubrir la información de Podemos (3), hace ahora un año, ya le había pedido a mi predecesor una guía.

–Pásame unos teléfonos básicos, para presentarme y tal...

Alberto Lardiés me soltó un guasap interminable que tuve que imprimir.

Y Pablo, amigo, ahí empezó el carajal. Mi antecesor lo tenía claro en la cabeza, pero no en la agenda: todo parecía lo mismo. Y no, ya sé que no. A cada telefonazo que lanzaba era una aventura saber si al otro lado me hablaría uno de ICV (4), alguien de Podem o la vocera de En Comú; si debía interpretar las palabras de la facción soberanista y cultureta o entender que quien me atendía era portavoz del cinturón rojo dialogante.

Entre todos los contactos hallé uno que fue una mina. No te diré quién es, que lo meto en un lío... o la meto, que ésa es otra. (Ya se da por sentado que hablamos en la interlingua paritaria, y hay que tener cuidado hasta en eso para proteger una fuente). Pues eso, que me llevaré el secreto de aquellas risas a la tumba:

–Esto es como el álbum de la Liga, tío, un trajín de cromos. Muchos cambian de equipo de una temporada a otra... y siempre hay últimos fichajes.

–Y ¿no habría que poner un poco de orden?

–Pero entonces diréis que Pablo es un rojo dictador, que borra peña de las fotos y purga disidentes en el gulag.

Mira, Pablo, a lo que iba. Que yo vine a cubrir Podemos y ahora soy responsable de 17 partidos en EL ESPAÑOL. Me he hecho amigo del de Compromís (5) pero me cuesta más con Adelante Andalucía (6); con Galicia en Común (7) no me va mal, pero me pierdo con En Marea (8), Anova (9), y el Espazo Ecosocialista Galego (10); y oye, celebro que Izquierda Unida (11) esté ahora calmada, ellos ya se habían roto en Madrid antes de que yo llegara. Aunque luego vino lo de Llamazares... Actúa (12) se llama lo suyo, ¿no?

Los Anticapitalistas (13) que conozco son gente encantadora, pero tienen el ceño fruncido. Debo decirte que te tienen tan cruzado a ti como "a las clases extractivas del Ibex"... pero eso ya lo sabes. ¿Me explicas una cosa? Se inscribieron como partido en algunas plazas autonómicas para el 26-M, pero siguen dentro de Podemos para todo lo demás. ¿No era la prohibición de la doble militancia lo único en lo que erais un partido "como los de antes"?

Lo que sí creo es que el "mesianismo estalinista" del que te acusan los anticapis es en realidad tu ventaja: se les va la fuerza por la boca, porque como todo se decide en asamblea, aún deben de estar votando a mano alzada la creación de una comisión que analice los pros y contras de aprobar un comunicado en el que se empodere a los inscritos para abrir una consulta que dé voz a la gente que piensa que Errejón es un traidor por irse con Carmena... o que no lo es, que nunca se sabe.

También te anticipo que se detecta en los foros un movimiento ciudadano que propone comenzar un proceso participativo que desde las bases informe a la coordinadora de la conveniencia de analizar en común si te lo tienes merecido por haberlos utilizado en Vistalegre II para derrotar a tu examigo.

Y es que ahora está lo de Íñigo. A ver, lo suyo se llama Más Madrid (14), pero lo van a cambiar. Antes era Ahora Madrid (15), pero tampoco, porque antes estaba Podemos en lo de Ahora y ahora no está ni existe lo de antes. Menos mal que aunque se les acaben juntando los de la Chunta Aragonesista (16), la mitad de Equo (17), Compromís y En Marea –con Bescansa o sin Bescansa–, el teléfono de contacto no lo han cambiado.

Voy acabando. 

Tú lo dijiste un día: "En los mítines de las generales, al llegar a cada territorio tenía que preguntar cómo nos llamábamos allí". Pues bien, en las últimas autonómicas presentasteis un nombre más largo que la propia lista de candidatos: erais Unidas Podemos Izquierda Unida Madrid en Pie... Así que claudiqué, y le di la razón a Pedrojota, que siempre me había corregido los titulares en los que yo quería ser preciso con la nomenclatura.

–Coño, pon Podemos, que la gente no se entera...

¿Te acuerdas, Pablo, cuando en la prensa nos reíamos de "esos perroflautas" porque en la papeleta de Podemos para las europeas 2014 no había logo, sino tu careto coleta al viento? Joder, cómo lo echo de menos.

Te mando un abrazo en común, confederal y paritario.

Alberto D. Prieto
el de EL ESPAÑOL