A la petición de Albert Rivera de activar de nuevo el 155, ha contestado, enseguida, Manuel Valls. El concejal de Barcelona y exprimer ministro francés ha escrito un tuit en el que asegura que "proponer hoy la aplicación del 155 no tiene sentido. Sabemos todos en qué circunstancias tendría que aplicarse. No jugamos con eso".

Noticias relacionadas

Valls ha querido añadir que "frente a lo que puede pasar en Cataluña en las próximas semanas", él pide "sentido de Estado y una respuesta única y unida de los constitucionalistas".

El líder de Ciudadanos había insistido esta mañana en que ya existen "argumentos legales" suficientes para aplicar el citado artículo. En concreto, ha querido señalar a "las embajadas", "los espías en los colegios", la "manipulación de TV3"... En una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados, Rivera se ha preguntado si no era suficiente argumento que el presidente autonómico de Cataluña, Quim Torra, llame "continuamente a la desobediencia".

Rivera no ha dudado tampoco en señalar a Pedro Sánchez por permitir un "mundo al revés" en Cataluña: "¡El Plan Sánchez es poner un cordón sanitario a los constitucionalistas!".

Según Rivera, el envío del requerimiento del 155 funcionaría como un claro mensaje a Quim Torra: "No la vais a volver a liar". A día de hoy, esgrime el liberal, el presidente de la Generalitat "campa a sus anchas" y diseña un clima en el que se "agrede a los periodistas" y se queman "banderas de nuestro país". "En la Cataluña de Torra, si eres independentista, todo eso te sale gratis", ha criticado.

Disonancias Rivera-Valls

No es la primera vez que el exprimer ministro francés y el líder de Ciudadanos se enfrentan públicamente. En las últimas elecciones autonómicas y municipales del 26 de mayo, Valls presentó su partido (Barcelona pel Canvi) en coalición con la formación de Albert Rivera. Él encabezaba la lista para el Ayuntamiento de Barcelona. 

Las urnas le dieron seis concejales: tres para cada formación. Sin embargo, poco después los dos partidos políticos rompieron. La razón: Valls ofreció sus tres concejales a Ada Colau para que esta repitiera en el cargo al frente de la capital catalana. El motivo que presentó fue que era un movimiento para garantizar la gobernabilidad de la ciudad y que esta no cayese en manos de los independetistas. Rivera, en cambio, prefería explorar una coalición entre PSC, Cs y PP.