"Si Pedro Sánchez fracasa en su intento de formar Gobierno, habrá que prepararse para echarle en una segunda oportunidad en las elecciones". Albert Rivera afronta con este mensaje las primeras semanas de septiembre, pero los sondeos le dicen que tiene que tener cuidado al invitar a unos nuevos comicios. Desde su "no es no" a Sánchez a comienzos de 2019, la popularidad de Rivera no ha parado de caer.

Noticias relacionadas

De hecho, según la última encuesta de SocioMétrica para EL ESPAÑOL, desde la moción de censura el líder de Ciudadanos ha perdido más de 30 puntos. En aquellas fechas, Rivera gozaba de sus máximos de popularidad, en torno al 54%

Su partido votó en contra de la investidura del presidente socialista y desde entonces él empezó a caer en las preferencias de los españoles. Retó a Sánchez a que convocase elecciones y le acusó de llegar "a la Moncloa por la puerta de atrás y sin dejar votar". Esa actitud provocó que en las generales del 28 de abril su popularidad ya se desplomase hasta el 28,1%, casi la mitad que seis meses antes.

Desde entonces, en vez de recular en sus postulados, Rivera ha intentado recuperar la aprobación popular, insistiendo una y otra vez en su cerrazón a Sánchez. En sus apariciones, repite que el líder socialista ya ha "elegido a sus socios" y que él no se puede permitir dar el sí a quienes "se han aliado con los batasunos". "¿Han visto lo que han hecho en Navarra?", insiste.

Entre las últimas elecciones y este mes de septiembre, la aprobación popular de Rivera ha seguido bajando. En los últimos cuatro meses, ha perdido otros cuatro puntos y se encuentra ahora en el 23,9%.

Aunque Rivera ha dejado caer que unas nuevas elecciones podrían acabar con el "plan Sánchez", en el caso de una nueva llamada a las urnas -y siempre según el sondeo de SocioMétrica para este periódico-, el líder de Cs vería cómo su partido descendería desde los 57 escaños (y el 15,84% de voto) a los 38 (12,2%). Además, una repetición electoral podría situar en el Congreso una mayoría absoluta del PSOE con Unidas Podemos (139+37).

Y si esto sucede, Rivera podría pasar del "no es no" a Sánchez a tener que conformarse con un puesto muy desdibujado en la oposición, como cuarto partido de la Cámara.

Dos años antes del comienzo de esta caída en picado, en febrero de 2016, Rivera estuvo a punto de llegar al Gobierno de la mano de Sánchez en lo que se conoció como el 'Pacto del Abrazo', en referencia al cuadro de Juan Genovés bajo el que se fotografiaron en el Congreso de los Diputados. Ese acuerdo reflejaba una sintonía entre los dos líderes y sus formaciones que ya ha desaparecido por completo.

Valoración del resto de líderes

Aunque la popularidad de Rivera ha sido la que más ha caído en los últimos tres años, la del resto de cabezas de lista también se ha visto mermada.

El presidente del Gobierno en funciones es el que goza del mayor beneplácito, con un 28,3% de españoles que lo aprueban y con un 3,3 de nota media. Pedro Sánchez regresaba a la secretaría general de su partido en mayo de 2018 con un 27,5% de aprobados. Pero, aunque es cierto que su popularidad ha crecido, también lo es que está muy lejos de sus máximos. En noviembre de 2017 alcanzaba el 38,8% y, en mayo de 2018, con la moción de censura a Mariano Rajoy, era del 34,6%. 

Rivera, a pesar de todo, es el segundo líder mejor valorado con un 2,9 de nota media. Según la encuesta de SocioMétrica para EL ESPAÑOL, sólo el 23,9% de los españoles aprobaría su labor y el 66% le suspendería.

El tercer puesto en valoración política es de Pablo Casado (2,8 de nota media). El dirigente del PP sustituyó a Rajoy en la presidencia del partido en julio de 2018 y hace un año tenía un 35% de popularidad. En los últimos 12 meses ha perdido un 12,5 puntos porcentuales. 

Con exactamente la misma valoración que Casado se encuentra Pablo Iglesias (22,5%). El dirigente de Podemos se halla en una situación similar a la de los últimos tres años, aunque sí que ha remontado con respecto al punto en el que se encontraba hace año y medio (15,7% en enero de 2018). 

Santiago Abascal es el líder político con peor popularidad entre los españoles: 21,8%. El dirigente de Vox, no obstante, prácticamente no ha tenido descensos reseñables en el último año. 

Ficha técnica

Se han realizado 1.100 entrevistas a ciudadanos mayores de edad. 700 mediante panel online propio de SocioMétrica y 400 mediante marcación aleatoria de fijos y móviles, entre el 27 y 30 de agosto de 2019. Los datos finales se han equilibrado por sexo, edad, situación laboral y recuerdo de voto. Error <+/3%. Los cálculos están automatizados con plataforma Gandia Integra © y algoritmos “R”. Incluyen controles de calidad internos y códigod CCI/ESOMAR y LOPD. SocioMétrica es miembro de AEDEMO y ANEIMO.