Durante su discurso en la sesión de investidura de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, la candidata del Partido Popular, ha explicado los diez retos a los que se enfrentaría su Gobierno en esta legislatura. Uno de ellos, ha explicado, es "el compromiso de 'tolerancia cero' con la corrupción".

Noticias relacionadas

Al mencionar esta última palabra, la oposición en bloque ha comenzado a reírse y aplaudir irónicamente a Ayuso, recordando las últimas informaciones que la vinculan con posibles irregularidades en el marco del caso Púnica que investiga la financiación del PP en la etapa de Esperanza Aguirre. Otras informaciones aseguran que la empresa "muerta" del padre de Ayuso recibió un préstamo de 400.000 euros de Avalmadrid.

La candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid ya defendió hace unos días su honradez y que en su actuación "no hay nada reprochable"

Los grupos del PSOE y Más Madrid en la Asamblea de Madrid cuestionaron entonces su investidura al considerar que su Gobierno nacería entre "sospechas" por las informaciones del préstamo de Avalmadrid y por haber mantenido contacto con la empresa del supuesto conseguidor de la trama Púnica, en relación a la página web electoral de Esperanza Aguirre en 2011. Las risas y los aplausos durante la investidura iban en la misma línea.

Al respecto, el secretario general de Ciudadanos (Cs), José Manuel Villegasha defendido el pacto con el PP en Madrid para hacer presidenta a Ayuso pese a las noticias de supuestas irregularidades, y ha dicho que están "tranquilos" porque "si hay un imputado por corrupción se tiene que ir a casa".