Un gobierno liberal para una "sociedad liberal". Isabel Díaz Ayuso, durante su discurso de casi 75 minutos en la primera sesión del Pleno de investidura en la Asamblea de Madrid, ha esbozado las líneas maestras de su legislatura. Diez retos capitaneados por una rebaja fiscal, pero, eso sí, trufados de guiños a su acuerdo con Vox.

Noticias relacionadas


"Nuestra sociedad es liberal, en la medida en que da más confianza al individuo, a las familias, a los negocios o al vecindario que al Estado", ha analizado Díaz Ayuso, que ha centrado su alocución en las medidas a implantar durante el primer gobierno bicolor en la Comunidad de Madrid.


Puramente ideológico, sin mención alguna a las acusaciones que se vierten sobre la candidata, el equipo de Ayuso ha tratado de centrar sus argumentos en el programa de gobierno, a la espera del turno de intervenciones y réplicas por parte del resto de grupos.

Algunas de las medidas propuestas han sonado más fuerte que otras, como por ejemplo, la ampliación de la Educación concertada, el mantenimiento de la libre elección de médico, la defensa de los símbolos nacionales o la nueva denominación de la Consejería de Justicia, que añadirá a su nombre oficial "Víctimas del Terrorismo".


Ayuso también ha defendido, en cuanto a educación y "transparencia", que los centros sostenidos con fondos públicos tengan que anunciar su programación anual "con anterioridad al plazo de inscripción". "Esa programación incluirá su proyecto educativo, así como las temáticas

extracurriculares que contengan los principales talleres y charlas que se programen para el año siguiente", ha detallado. La medida se encuadra dentro de la reclamación de Vox del llamado pin parental, que pretende fiscalizar los temas a tratar en las aulas.


En cuanto a violencia de género y colectivo LGTBI, la candidata popular también ha dirigido guiños a los de Rocío Monasterio, pero con una defensa cerrada. Sin embargo, el lenguaje empleado buscaba la conciliación. "Violencia contra la mujer", "malos tratos". "Hay que combatir el machismo, no a los hombres", ha puntualizado.

Sin embargo, esto no ha sido suficiente para Rocío Monasterio. La líder regional de Vox ha manifestado a su salida del pleno que el discurso de Ayuso sólo ha satisfecho "a sus propios votantes". Así, ha dejado en el aire su apoyo final durante la votación de este miércoles.


"Estamos esperando a sus réplicas para confirmar el compromiso de Vox. Queremos escuchar al señor Aguado y a la señora Ayuso en la réplica leer los compromisos que han adquirido con nosotros para darles nuestros votos", ha desvelado.