A la salida de la junta de portavoces de un Congreso de los Diputados que lleva dos meses en paro desde su constitución, la portavoz parlamentaria de Unidas Podemos ha arremetido contra las palabras del presidente del Gobierno en funciones de este lunes, cuando daba por rotas las negociaciones con Pablo Iglesias. "Ya lo dijo la ministra portavoz, Isabel Celaá el viernes tras el Consejo de Ministros, nuestra consulta no tiene por qué torpedear nada".

Noticias relacionadas

Para Irene Montero nadie se puede sorprender de que Podemos consulte a sus inscritos, "porque siempre lo hemos hecho en las decisiones importantes". Es más, la número dos de la formación morada ha recordado que Sánchez recuperó la Secretaría general del PSOE con el compromiso de "dar la voz a las bases" y que "si los militantes del PSOE votaran, estoy convencida de que estaríamos mucho más cerca de un Gobierno de coalición de lo que estamos ahora".

Y es que Unidas Podemos está ahora mismo en el no a Sánchez presidente, jugando sólo con que su voto sea negativo o de abstención, según sea la posición de otros grupos y atendiendo a cómo salgan los resultados de la consulta interna. 

El líder socialista no sólo calificó este lunes de "mascarada" y de "excusa para volver a votar que no" a su investidura, recordando lo ocurrido en 2016, sino que lamentó que las dos opciones que contempla ese referéndum interno del partido de Iglesias "no reflejan la propuesta actual que les hemos hecho".

El caso es que Podemos cree que sí, y que la redacción de la pregunta permite que el Consejo de dirección de Podemos siga negociando. "Seguimos abiertos a que Pedro Sánchez nos llame y lleguemos a un acuerdo, queda tiempo", ha insistido Montero. Pero ante la premura de fechas, la portavoz de Unidas Podemos ha dado explicaciones sobre la posición que en la actualidad sostiene su grupo confederal, el no a la investidura de Sánchez.

Entre el 'no' y la abstención

Fuentes parlamentarias de su grupo han aclarado que el sentido del voto de Unidas Podemos dependerá, por supuesto, de lo que salga de la consulta "y de lo que hagan los otros grupos". Es decir, que tal y como están hoy las cosas, Unidas Podemos puede pivotar entre el no y la abstención según le convenga pero, en todo caso, para que Sánchez no logre ser presidente la semana que viene.

Una posición tan abierta en las palabras públicas de Montero se explica después por las citadas fuentes en que si Sánchez logra la abstención de PP o Cs -"aunque parece imposible a día de hoy"-, Unidas Podemos tendrá que votar que no. Pero que si se mantienen los votos negativos del centro derecha, mientras no haya un cambio de postura de los socialistas, a los de Iglesias les podría bastar con una abstención que evite la investidura ni tan siquiera en la segunda votación del jueves 25 de julio.