Estrasburgo

En los últimos cuatro años, Dolors Montserrat (Sant Sadurni De Noya, 1973) ha dejado de ser una promesa del PP catalán para ser ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en el segundo Gobierno de Rajoy y portavoz en el Congreso del PP de Pablo Casado tras la traumática moción de censura que tumbó a Rajoy. En el cargado ciclo electoral de 2019, Génova ha confiado en ella para ser la cara visible del partido en el Parlamento Europeo, donde se ha estrenado esta semana como jefa de delegación del partido conservador.

"Europeísta convencida", Montserrat sostiene que no ha llegado a Estrasburgo para aparcar su batalla contra el desafío separatista. Decidida a "luchar por el relato constitucionalista" en el corazón de Europa, la eurodiputada conversa con EL ESPAÑOL sobre el nuevo reparto de poder en las instituciones comunitarias, "las mentiras de Puigdemont" y las prioridades de una nueva legislatura que en Europa sí ha arrinconado a los "nacionalismos y populismos".

El procés ha empañado también el arranque de la legislatura en la Eurocámara con la manifestación independentista y la ausencia de Puigdemont. ¿Qué le hubiera dicho si llega a entrar al Parlamento? ¿Le hubiera negado el saludo?

Un fugado de la Justicia el único sitio en el que debe de estar es delante de un tribunal. Puigdemont, con su ausencia en Estrasburgo, demostró de nuevo ante sus votantes que es un cobarde. Vive en el relato de la mentira. Siempre engañan a sus seguidores: “Voy a ser eurodiputado”, “me van a reconocer todos los países de Europa”. La realidad ha sido todo lo contrario. Quiero recordar que el Tribunal de Justicia Europeo le dijo que no había cumplido los requisitos para ser eurodiputado. El PP, como siempre, va a ser el freno al independentismo que viene a romper España y Europa. 

¿Pero si le hubieran permitido entrar no le hubiera recriminado todo esto en persona?

¿Sabes una cosa? Yo, a diferencia del fugado de la Justicia, cumplo la ley y por eso soy eurodiputada. 

¿Tiene ganas de dejar atrás el procés en su nueva etapa como eurodiputada?

Al contrario. Justamente aquí en Europa, el constitucionalismo tiene que seguir dando la batalla para frenar al populismo y el nacionalismo. Quieren traer ese relato fake del independentismo a las instituciones europeas. No lo han conseguido gracias al trabajo del PP, que en la pasada legislatura gobernaba en la Comisión, el Consejo y el Parlamento. Además, esta semana hemos tenido grandes noticias el Tribunal Constitucional avalando la aplicación del 155. 

Esto demuestra que el PP, cuando gobierna y cuándo está en la oposición, siempre ha frenado al secesionismo con todas las herramientas a nuestra disposición. Tanto desde el Parlamento como con la Justicia. 

¿Cómo valora el reparto de poder en la UE? ¿Es un triunfo de Sánchez colocar a Borrell como jefe de la diplomacia o no tiene motivos para presumir de su papel negociador?

Los populares fuimos los más votados en las europeas. Por ello debíamos, queríamos y hemos conseguido liderar la Comisión Europea. Sánchez y Macron quisieron traer el bloqueo y el ‘No es no’ a las instituciones europeas, juntar a todos los perdedores para echar al ganador. Sánchez fue a Bruselas a hacer lo mismo que hace en España: aliarse con los perdedores para echar al ganador. Quería proponer al socialista Timmermans cuando el PPE es el que había ganado las elecciones. Yo estoy contenta de que nuestra familia política lidere la comisión, el BCE y durante la segunda mitad de la legislatura, el Parlamento.  

Como española siempre encuentro muy positivo que un compatriota esté en las institituciones europeas. Pero también quiero decir dos cosas. Cuando propusimos a Arias Cañete como comisario el PSOE votó en contra, también pasó lo mismo con Luis de Guindos. Siempre que no es de su partido, aunque sea español, consideran que es mal candidato. Y en segundo lugar, Borrell no puede ser el mismo que durante su etapa como ministro de Exteriores desde la moción de censura. Ha mantenido las falsas embajadas catalanas abiertas y no ha liderado la causa para la libertad del pueblo venezolano. Eso lo ha liderado el PP en este Parlamento Europeo. Reclamamos que Borrell asuma su nueva responsabilidad siendo el que era antes de ser ministro de Sánchez. Ese Borrell que estuvo en la manifestación constitucionalista en Barcelona tras el 1-O. 

¿Cuál será la posición de su grupo respecto al nombramiento de Borrell, que tiene que pasar por el visto bueno de la Eurocámara?

Esto lo tenemos que decidir todavía. Somos un partido de gran responsabilidad política en Europa, queremos que España sea un protagonista de primera en las decisiones europeas. A diferencia del PSOE que en los últimos años ha bloqueado nombramientos nuestros en la UE. 

Populares, socialdemócratas y liberales se ponen de acuerdo en Europa para repartirse los altos cargos de la UE. ¿Por qué cuestan tanto este tipo de pactos en España de cara a la investidura de Sánchez? 

Nosotros siempre estaremos con los que creen en el proyecto político europeo. Jamás pactaríamos con alguien que no crea en una UE fuerte, segura y unida. Lo que pasa en España es que tenemos a un socialismo que en nada se parece al europeo. Sánchez se juntó con esos nacionalismos que no creen España ni en Europa para hacer una moción de censura y echar a un gobierno legítimo salido de las urnas. Ahora Sánchez tiene la oportunidad de formar Gobierno con la ayuda de, por ejemplo, un partido como Ciudadanos que es constitucionalista. Que no se vuelva a unir a aquellos que no creen España ni en Europa.  

Pero como sabe, Albert Rivera ha sido contundente en su no a Sánchez. ¿Cómo le suenan esas voces que en su partido que no descartan una abstención pactada ante la investidura de Sánchez?

No. En España sólo existen dos proyectos políticos. El que funciona y el que no funciona. El que no funciona es el PSOE, con ellos viene el apaciguamiento con el nacionalismo, no se defiende la unidad de España, nos suben los impuestos y aumentan las colas del paro. El proyecto político que funciona es el nuestro. Somos la única alternativa al PSOE, por lo tanto no podemos votarles. Ellos, desde la moción de censura nos han dado la espalda. No nos han llamado para nada. ¿Qué nos reclaman ahora? Sánchez tiene que buscarse acuerdos con otras fuerzas políticas pero tiene alejarse de los independentistas. 

Es usted la cabeza de lista de la delegación española del PP ¿Cuáles serán las prioridades políticas de su grupo en esta nueva legislatura?

El primer gran desafío para nosotros es el que tiene Europa: combatir a los populismos, aislar a los eurófobos y parar a los nacionalismos que vienen a romper Europa. El segundo pilar debe ser la economía, el crecimiento y el empleo. La tercera prioridad debe ser la seguridad. Tenemos que velar por nuestras fronteras y debemos seguir con la lucha contra el terrorismo internacional. 

También debemos cuidar el planeta luchando contra el cambio climático. Queremos una Europa que cuide de las personas, que fomente la igualdad entre hombres y mujeres. 


Ha nombrado el cambio climático como uno de sus prioridades. Sabe que aquí en Europa se toman el asunto muy en serio este asunto. Cómo valora la decisión judicial de suspender la moratoria de las multas en Madrid Central. 

No haré valoraciones sobre una decisión judicial. Hay que confiar en el trabajo que está haciendo Martínez Almeida, será un gran alcalde para Madrid. 

En la última legislatura pasó de ser ministra de Sanidad a portavoz de la oposición. ¿Dónde se ha sentido más cómoda y más útil?

Para mí ha sido un orgullo ser ministra de mi país. También fue un honor ser portavoz de mi partido en una institución tan importante como es el Congreso. Cada uno de los puestos que he ocupado han sido grandes retos. En todos los sitios donde he estado, he trabajado con mucha convicción y orgullosa de pertenecer al proyecto político del PP. Y me he sentido muy útil. Siendo ministra de Sanidad conseguí ese gran pacto de Estado contra la violencia de género en el que estuvieron todos los partidos y todos los organismos. 

¿Quiso en algún momento venir al Parlamento Europeo? ¿Se lo pidió a Pablo Casado? 

Para mí es un orgullo que el presidente del partido decidiera que yo haya sido la cabeza de lista para las europeas. Para mí es una oportunidad porque yo soy una europeísta convencida y he tenido que venir aquí a negociar cosas muy importantes para nuestro país en los consejos entre los ministros de Sanidad de la UE.