El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, hablará este martes por teléfono con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, para fijar la fecha de la sesión de investidura. La conversación debe mantenerse de esta forma ya que el candidato socialista no podrá estar en Madrid al retrasarse las negociaciones que mantiene en Bruselas desde el fin de semana. Posteriormente, Batet convocará a los medios para dar cuenta de lo acordado.

Noticias relacionadas

"Mi deber como presidente es estar en el Consejo Europeo y defender los intereses de España", ha declarado Sánchez. Pese a que las elecciones generales se celebraron el 28 de abril, a día de hoy no tiene atado ni siquiera el apoyo de Unidas Podemos, su aliado natural, y acumula varios noes de PP y Ciudadanos, que no van tampoco a abstenerse y con ello evitar que la gobernabilidad dependa de fuerzas independentistas. Poniendo fecha, Sánchez mete prisa y presión a sus hipotéticos socios y zanja un prolongado periodo de provisionalidad que nada asegura que no vaya a continuar.

La semana pasada, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, advirtió al grupo que lidera Pablo Iglesias de que "no habrá segunda vuelta", dando a entender que si fracasa el intento, los españoles tendrán que volver a las urnas, opción que, según los sondeos, no favorece precisamente a los morados.

Sin acuerdo

Según la agencia Efe de fuentes parlamentarias, la fecha podría enmarcarse en la tercera semana de julio, que comienza el día 15, o en la siguiente, la del 22. Sánchez recibió el encargo del Rey para someterse a la investidura el pasado 6 de junio, y desde entonces ha tenido diversas reuniones con Iglesias y el presidente del PP, Pablo Casado. Solo una vez se ha visto con el presidente de Cs, Albert Rivera.

Con Iglesias, según ha trascendido, se han producido tres reuniones, una en el Congreso y las otras dos en el Palacio de la Moncloa, y el resultado tras ellas es un distanciamiento que, por el momento, aleja el apoyo de la formación morada a la investidura de Sánchez. Con Casado, por su parte, el presidente en funciones se ha entrevistado dos veces: la que tuvo lugar en el Congreso a mediados de junio y en La Moncloa unos días más tarde. Rivera acudió a la reunión del Congreso con Sánchez, pero no a la sede de Presidencia a la que fue convocado en días posteriores.