La Mesa de la Asamblea de Madrid se ha constituido "a la andaluza". Aunque con una diferencia clave. Ignacio Aguado, líder de Ciudadanos en la región, ha tenido que sentarse con Rocío Monasterio dos veces. La primera, el café secreto de este domingo; la segunda, in extremis, poco antes de empezar el pleno de este martes.

Noticias relacionadas

Una vez constituida la Mesa, tanto Aguado como varios diputados liberales insistían en no haber firmado "nada" con Vox. Evitaban dar más detalles, pero los dos encuentros de su líder con Monasterio han desembocado en el acuerdo de esta mañana: la presidencia para Ciudadanos y una vicepresidencia para los de Santiago Abascal.

Quien sí ha firmado con Vox, igual que en Andalucía, ha sido el PP. Y aquí está la incógnita. Rocío Monasterio asegura que esos papeles les garantizan la presencia en el próximo gobierno de la Comunidad de Madrid. Un punto que solivianta a Ciudadanos, que insiste: "No estaremos en ningún Ejecutivo con Vox".

Fuentes del PP arguyen que el pacto alcanzado con la organización en el extremo derecho tan sólo admite la "proporcionalidad" de las fuerzas en el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Aunque la Mesa suele suponer el prólogo a la formación de los Ejecutivos, la lejanía entre Ciudadanos y Vox puede suponer un obstáculo considerable.

Veto a la extrema derecha

Poco después de ese acuerdo implícito entre los liberales y Monasterio, Inés Arrimadas, además del propio Aguado, negaba que hubieran pactado con Vox. Se agarran a ese dato: no hay ninguna firma. Pero las fuentes consultadas por este diario, en uno y otro partido, aseveran que los dos careos entre los líderes autonómicos han desbloqueado la constitución de la Mesa este martes.

El deshielo de Ciudadanos con Vox ha empezado pocos días después de que Rivera aprobara por "unanimidad" en su Ejecutiva el veto a la extrema derecha. José Manuel Villegas, secretario general, encuadró el encuentro en la "cortesía parlamentaria".

La aritmética pondrá en el brete a Ciudadanos en distintas Comunidades y Ayuntamientos; en todos los territorios donde la suma con el PP no les permita alcanzar la mayoría absoluta. La cercanía con Vox exaspera al ala más progresista de la formación liberal.