Pedro Sánchez ha participado en un mitin en Alicante, de cara a las elecciones del 26-M y ha acusado "a la derecha de tres siglas de haber puesto cara de susto" cuando el 28-A "España puso cara de alivio" al votar por el avance y "no por el retroceso". El líder socialista reclamó "terminar el trabajo de hace un mes" llenando las urnas en una semana, porque "no se puede pedir para España avance y para tu municipio retroceso".

Para el presidente en funciones, "las derechas están en una partida de parchís, que si los naranjas se comen a los azules, los azules a los verdes..." Según Sánchez, sus líderes "sólo tienen proyectos personalistas", ha dicho, "no un proyecto para España". Y, sin embargo, el PSOE "es el único partido que garantiza justicia, convivencia y limpieza", por lo que reclamó "acabar la faena del 28-A el próximo 26-M".

En un acto electoral en el que le precedió el presidente valenciano en funciones, Ximo Puig, Sánchez se comprometió a darle a la Comunidad Valenciana "una nueva financiación autonómica" en la próxima legislatura. Pero también quiso reivindicar la figuara de Manuel Azaña, "ese maravilloso presidente de la República española", quien decía que "la política es hacer", lo que él asegura que no ha dejado de cumplir desde que llegó al poder tras la moción de censura.

El presidente en funciones ha regresado al discurso de las generales, ése que acusaba al PP y a Cs de ser lo mismo que Vox. Los igualó en sus "pretensiones de retroceder 40 años" y lo argumentó planteando que para el PSOE "el hogar lo componen todos", hombres y mujeres, sea cual sea su condición sexual o de origen, "pero ellos sólo se sienten junto a los que son como ellos".

Para Sánchez, "la derecha habla mucho de España pero luego se mete en el bolsillo el dinero de todos los españoles". Por eso ha querido "trasladar una alerta" afirmando que "nada de lo logrado el 28-A servirá si no tenemos gobiernos autonómicos y municipales aliados". Según el presidente en funciones, "no será un avance rotundo de verdad si no lo logramos", porque "la derecha y los independentistas ya tumbaron los derechos que prometimos con los Presupuestos".

Y es que esa otra parte del discurso repetido en los mítines de las generales también la ha recuperado Sánchez. "Hay que votar al PSOE para no depender ni de las derechas ni de los separatistas", ha dicho.

Me comprometo a que ésta sea la legislatura de la juventud, de sus oportunidades. Por eso ha prometido "uno de los mayores parques de vivienda de protección oficial", para lo que reclamó "la alianza de los ayuntamientos socialistas y las regiones gobernadas por los que quieren limpieza y avance, nuestros candidatos".

A pesar de todo, Sánchez ha dicho que "las derechas siguen diciendo lo mismo que antes del 28 de abril", que van a unirse... "y todo por proyectos personales, parece que están en un programa de supervivientes".