Albert Rivera trata de convertir los impuestos en el eje de esta campaña electoral. Esa es la consigna cocinada en Alcalá 253, que ya se ha trasladado a todos los programas autonómicos y municipales del partido. Madrid aúna las mejores expectativas de la formación. Ciudadanos pretende convertir la capital en una suerte de Galia "liberal" frente al "sablazo impositivo" de Pedro Sánchez.

Para ello, el equipo económico de Begoña Villacís, alcaldable, ha diseñado un marco de rebajas fiscales que afecta a varios gravámenes. Según el documento al que ha tenido acceso este diario, intentarán reducir el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) al mínimo legal permitido. "Lo bajaríamos del 0,51% al 0,4%", explica uno de los hacedores de la propuesta.

Esta es la medida fiscal más reseñable de otras siete confeccionadas en la misma línea: el alivio de la presión fiscal. "Queremos proteger a los madrileños de Sánchez y Podemos", recogerá el programa electoral de Ciudadanos en Madrid.

Este pasado fin de semana, Rivera desveló que los Gobiernos autonómicos de Ciudadanos reducirían el IRPF en la misma proporción en la que lo aumentara Sánchez. Esto es posible por el reparto simétrico entre Ejecutivo central y Comunidades del Impuesto sobre la Renta.

Pero Ciudadanos pretende ir más allá. Quieren disponer de todas las herramientas autonómicas y municipales para diseñar "un dique de contención". En Madrid, se agarran a lo explicitado por el proyecto de Carmena: "Recaudamos más de lo que gastamos".

Las bonificaciones del IBI

A día de hoy, el madrileño dispone de una bonificación del 50% del IBI y puede deducirse hasta un 60% del coste total de toda instalación de aprovechamiento energético -solar, fotovoltaica, geotérmica...-. Con un Gobierno naranja, concreta un miembro del equipo económico de Ciudadanos, esta deducción aumentaría hasta el 90%.

Carmena concede bonificaciones a Centros Públicos de Investigación, familias numerosas, mercados municipales, viviendas de protección oficial, empresas de construcción... "Nosotros queremos dar ese trato también a aquellos inmuebles en los que se desarrollen actividades de especial interés por concurrir circunstancias sociales, culturales, histórico-artísticas o de fomento del empleo".

El capítulo de las "bonificaciones", confirman las fuentes consultadas, se extendería también al Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) para este mismo tipo de actividades, llegando hasta el 49%.

Cambios en la plusvalía

Los liberales tachan de "impuesto de sucesiones municipal" a la plusvalía, ese importe que uno paga cuando hereda una vivienda. Se calcula contraponiendo el valor del catastro actual con el que tenía la última vez que se puso en venta. En este momento, existen distintas rebajas relacionadas con el precio de la casa y el lazo familiar que une a comprador y vendedor. Ciudadanos propone situar la bonificación en el 95% para "todas las herencias de parientes directos".

El compromiso más delicado de los liberales tiene que ver, precisamente, con la plusvalía: "Vamos a devolver a los madrileños el dinero que injustamente hayan tenido que pagar por la plusvalía municipal, perdiéndolo en la venta de su inmueble". Este supuesto requeriría un detallado ajuste presupuestario.

Ciudadanos también quiere "eliminar la tasa de generadores de residuos": "La idea es ajustarlas al coste del servicio y al aprovechamiento real". Los de Villacís se comprometen a "revisar las sanciones municipales para evitar los objetivos recaudatorios".

Por último, aunque de momento sin dar cifras concretas, Ciudadanos adquiere el compromiso de "reducir el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO)": "Incrementaremos los incentivos fiscales para reactivar la actividad económica".