La Generalitat ha retirado sobre las 10.30 horas de este jueves la pancarta con el lazo amarillo que colgaba de su fachada, que la Junta Electoral Central (JEC) ordenó retirar, y ha colocado otra casi idéntica con el mismo lema en recuerdo de los líderes independentistas presos, pero con un lazo de color blanco.

El edificio público ha amanecido con este cartel, con la leyenda 'Llibertat presos polítics i exiliats. Free political prisoners and exiles', pero finalmente ha sido descolgado y substituido por otro con el mismo texto y un lazo de color blanco con una franja roja.

La jugada de Quim Torra, una burla a la Junta Electoral, podría acarrear su inhabilitación si se le considerase responsable del delito de desobediencia ya apuntado por la JEC.

Al lado de la pancarta, en un balcón anexo, han colocado una nueva pancarta con un rostro intentando hablar y un tachón, simbolizando una censura a la libertad de expresión.

Torra había incumplido los plazos de la JEC, que se vuelve a reunir este jueves para decidir si activa alguno de los escenarios previstos en caso de desobediencia: remitir el caso a la Fiscalía, abrir expediente o instar a los Mossos d'Esquadra a que quiten los símbolos.