Poco después de oficializar su veto al PSOE para las próximas elecciones generales, la Ejecutiva de Ciudadanos aclaró que esa posición no se extenderá automáticamente al resto de autonomías y municipios. Aunque sí alcanzará a Valencia. Toni Cantó lo exterioriza de esta manera: "En la Comunidad Valenciana tampoco pactaremos con el PSC-valenciano".

El que se convertirá en candidato naranja a la Generalitat -a expensas de unas primarias en las que no encontrará demasiada resistencia- compara al actual presidente, Ximo Puig, con su homólogo en Cataluña, Miquel Iceta, para justificar su decisión: "Ha llegado la hora de decir 'no' al nacionalismo catalán y 'sí' a la Constitución".

La decisión de revelar a priori que no habrá pactos con Pedro Sánchez, explican fuentes de la Ejecutiva, tiene que ver con el nacionalismo, y no con el eje izquierda-derecha. Un argumento, a ojos de Rivera, extensible a lo que ocurre en Valencia, donde los socialistas gobiernan con el apoyo de Compromís. En una conversación reciente con este diario, el propio Cantó definió la formación liderada por Mónica Oltra como "la Esquerra Republicana de Valencia" y acusó al PSPV de echarse en brazos del "nacionalismo tribal del siglo XIX".

El entorno de Cantó señala, entre otras cosas, los premios literarios del pasado octubre, que se convirtieron en un "homenaje a los presos catalanes" ante la "pasividad" del consejero socialista de Hacienda, Vicent Soler.

"Es imposible confiar en el PSOE actual, un partido secuestrado por Pedro Sánchez, rehén de Podemos y los separatistas", zanja Cantó. El actor y diputado toma esta decisión plenamente respaldado por Rivera. "El socialismo valenciano tiene unos estatutos nacionalistas, lleva cuatro años gobernando con la ERC de Valencia, a quien ha entregado la educación", trasladan a EL ESPAÑOL desde la Ejecutiva nacional. Con esta afirmación aluden a Marzà, conseller del ramo, al que acusan de impulsar "una inmersión lingüística parecida a la de Cataluña".

Hasta hace un año, las encuestas auguraban a Ximo Puig un destino halagüeño y la posibilidad de reeditar lo que se conoció como el "pacto del Botánic", un Ejecutivo encabezado por el PSPV y sostenido por Compromís y Podemos. No obstante, los últimos sondeos diagnostican una fuerte entrada de Vox y un crecimiento sostenido de Ciudadanos, lo que podría propiciar una suerte de alianza a la andaluza.

En Valencia, Toni Cantó tendrá el objetivo de apaciguar un grupo parlamentario que ha tenido tres portavoces en lo que va de legislatura. Para más inri, cuatro diputados naranjas huyeron camino de los no adscritos.