Al borde del precipicio de la elecciones de mayo, Pedro Sánchez ha lanzado a su partido contra Manuela Carmena, cuyo gobierno sostienen desde 2015 los concejales socialistas. En un teatro de La Latina abarrotado, el presidente del Gobierno ha presentado oficialmente a su candidato, el entrenador de baloncesto Pepu Hernández.

Consciente de la moderación que ha derramado la alcaldesa sobre el Gobierno consistorial, Sánchez ha variado su estrategia: un enfrentamiento directo con la regidora, con la que comparte electorado. Han pasado muy pocos meses desde que se filtrara aquel coqueteo entre Carmena y los socialistas de cara a mayo. Pero Sánchez ha zanjado: “No ha sabido gobernar el cambio”.

No obstante, han sido los teloneros del presidente quienes más han cargado contra Carmena, a la que han definido como una mujer “cerril” y “soberbia”: “No quiere cambiar el mundo, sino que el mundo se adapte a ella”.

"¿Cuándo el PSOE ha presentado un mejor tándem electoral que Pepu y Gabilondo, cuándo? Yo os lo digo, nunca", el presidente, delante de un cartel que ya daba a Pepu como #alcalde, negó el dedazo, a pesar de mostrar sus preferencias: "Se han metido con él como con otros miembros del Gobierno y conmigo mismo, en sólo tres días", y lo ha dado por candidato al asegurar que "la derecha lo hace porque puede y va a ganar las elecciones".

Mar Espinar, actual concejal socialista y coordinadora de la campaña de Pepu Hernández, ha criticado incluso las “magdalenas y el postureo progre” de la alcaldesa que en su día invistió.

El entrenador de baloncesto ha alcanzado el escenario acompañado por Pedro Sánchez. En un discurso casi biográfico, también ha asestado un golpe a Carmena entre líneas: “Si no gano, me quedaré a ayudar toda la legislatura”. Lo ha dicho en clara referencia a la marcha reconocida por la alcaldesa en caso de que no mantenga la vara de mando.

Sánchez conoció a Hernández cuando tenía 14 años y era un canterano del Estudiantes. Fue el propio secretario general quien pidió al candidato que diera un paso al frente. “El tándem Pepu-Gabilondo representa lo mejor de la sociedad madrileña”.

Tal y como ha quedado explicitado, Pepu Hernández ya disfruta del apoyo del aparato, pero el presidente del Gobierno ha reiterado que las primarias serán “limpias y transparentes”: “Eso no significa que yo no pueda posicionarme personalmente”.

“Todos queríamos ser entrenados por Pepu”, ha recordado Sánchez colgado del recuerdo de su adolescencia. Ahora es él quien entrena a “Pepu” para “ganar las elecciones en Madrid”.