Las negociaciones para intentar formar gobierno en Andalucía continúan mientras corren los días para que el parlamento andaluz quede constituido el próximo 27 de diciembre. PP y PSOE se afanan en conseguir el apoyo de Ciudadanos para hacerse con la Junta.

Noticias relacionadas

En el caso del primero, Juanma Moreno, presidente del PP andaluz, ha dejado claro que su intención es gobernar con el apoyo de Vox y de la formación naranja. De una presidencia liderada por Juan Marín no quiere oír ni hablar.

En una entrevista concedida al diario El País, Moreno ha confesado que ve muy probable la formación de un gobierno popular, siempre y cuando Ciudadanos no se deje seducir por Susana Díaz y rechace un acuerdo con el Partido Popular. 

 A los tres partidos - PP, Cs y Vox - les une, dice, la unidad de España, si bien reconoce que no ha visto "todavía" el programa del último de ellos. No obstante, la propuesta del partido de Abascal de suprimir las autonomías actuaría como una de las posibles líneas rojas que la formación de Casado no estaría dispuesto a traspasar. 

Moreno asegura que las negociaciones postelectorales se están llevando a cabo desde Andalucía, si bien la dirección nacional de su partido tiene mucho que decir en ellas. Sin embargo, marca diferencias con Ciudadanos, a los que considera más centralizados en ese sentido.

Entre un acuerdo de investidura, de legislatura o de Gobierno con Ciudadanos, el presidente del PP andaluz se decanta por este último. La pérdida de 300.000 votos la achaca al surgimiento de la formación de Albert Rivera y la consecuente división del centroderecha en España, si bien mantiene que "las ideas fuerza que hemos manejado han sido claramente acertadas".

En cuando a la derrota de Díaz, para Moreno ha sido un cóctel compuesto por los 36 años de gobierno socialista y la "pésima gestión" de la presidenta andaluza. "Debe admitir que su tiempo ha acabado, yo no la veo en la oposición". 

El líder andaluz fija sus prioridades en el ámbito educativo y sanitario. Además, está convencido de la necesidad de reformar la televisión autonómica: "Canal Sur necesita un nuevo modelo de gestión y televisión. Porque no es normal que todo el mundo esté enfadado. Hay problemas con los productores audiovisuales, con los trabajadores de la cadena, el nivel de audiencia ha bajado a mínimos históricos… Es evidente que el modelo de gestión pública del socialismo ha sido incapaz". Para ello, Moreno propone poner la televisión andaluza al servicio de todos "y no del PSOE", además de crear una nueva ley para elegir a los órganos de dirección de la cadena y a su presidente.