La ciudad de Madrid vive una transformación integral que cambiará su imagen en los próximos años. A los grandes desarrollos urbanísticos en el norte, sur y este de la capital y la renovación de emblemáticos edificios del centro se unen proyectos verdes a lo largo de todo el término municipal.

Noticias relacionadas

El Ayuntamiento de José Luis Martínez-Almeida y, más en concreto, el Área de Gobierno de Desarrollo Urbano que lidera Mariano Fuentes, han puesto el foco en la regeneración verde y sostenible del entorno. Eso sí, sin dejar de lado las más de 6.000 hectáreas existentes de parques (suponen más de 18 metros cuadrados de parques y zonas verdes públicas por habitante de la ciudad), que incluyen históricos, forestales y jardines botánicos.

El Área de Desarrollo Urbano ha apostado desde el primer momento por las infraestructuras verdes y por modernizar la acción pública urbanística. “Se ha configurado una estrategia de ciudad centrada en un modelo de ordenación enfocado a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, a la atención de sus necesidades y a crear un medioambiente urbano, moderno y disfrutable, apostando por un urbanismo consciente y creativo”, resaltan desde el consistorio.

Todo ello se engloba en la estrategia ‘Madrid, isla de color’, una apuesta integral para transformar y modernizar el espacio urbano a través de la renaturalización. “La idea es que Madrid pase de ser una isla de calor a una isla de color a través de una revolución en el espacio público”, aseguran fuentes municipales.

El propio Mariano Fuentes ha destacado a Invertia que “la estrategia impulsada por el Área de Desarrollo Urbano, con esta nueva forma de entender el urbanismo y el impulso a las infraestructuras verdes, con el ejemplo del Bosque Metropolitano, ha despertado un gran interés y está marcando tendencia”.

Bosque Metropolitano

El cinturón forestal bautizado como Bosque Metropolitano se extenderá a lo largo de 75 kilómetros y 600 hectáreas en la ciudad de Madrid. Dada su enorme magnitud, el Ayuntamiento decidió dividirlo en cinco ámbitos de actuación que coinciden con los lotes para el concurso de ideas lanzado el año pasado y que definirán su diseño.

De acuerdo con la información oficial, supone un nuevo despliegue de infraestructura verde consistente en la plantación de especies forestales autóctonas en suelo municipal disponible, contribuyendo a la restauración ecológica y paisajística de zonas degradadas y a la mejora ambiental y puesta en valor del entorno de nuevos desarrollos urbanísticos y del conjunto de la ciudad.

Ya se han hecho las primeras plantaciones (como el Parque Central de Valdebebas), se está ultimando el Plan Especial para el Cerro Almodóvar, que es el km 0, y se está recopilando la información de los ganadores del concurso para iniciar la redacción y ejecución de los proyectos.

Proyecto 'Isla de Color'. Ayuntamiento de Madrid

Madrid Nuevo Norte

El gran proyecto en el norte de la capital. Desde los primeros bocetos del desarrollo, las zonas verdes cuentan con un papel fundamental y vertebrador del ámbito. En total, habrá 400.000 m2 de zonas verdes que girarán en torno a dos grandes actuaciones: el Parque Central y el eje verde. El Parque Central crecerá sobre el soterramiento de las vías de la estación de Chamartín-Clara Campoamor con una superficie de trece hectáreas. El eje verde estará formado por una red de parques que se conectan entre sí y con los parques ya existentes en los barrios. La continuación natural del eje Prado-Recoletos-Castellana y la conexión de la ciudad con el monte de El Pardo.

La directora de Negocio de Distrito Castellana Norte (DCN), Belén Piserra, recuerda que "uno de los grandes objetivos de Madrid Nuevo Norte es crear una ciudad más verde y conectada con la naturaleza". Para conseguirlo, dentro de los 400.000 m2 de zonas verdes que contempla la actuación, "se ha diseñado un extenso corredor natural, formado por una red de parques, que unirá el norte de la ciudad con el espacio protegido del monte de El Pardo".

De esta forma, indica Belén Piserra, "la naturaleza penetrará en la trama urbana, aportando biodiversidad y la riqueza de sus valores ambientales". "Las zonas verdes de Madrid Nuevo Norte, además, estarán conectadas tanto con el Bosque Metropolitano como con el Arco Verde, configurando un espacio de naturaleza para Madrid", concluye.

Infografía de lo que será una parte de Madrid Nuevo Norte. DCN

Renazca

En pleno corazón financiero de la capital, donde ahora existe un páramo de cemento conectado a través de un laberinto de escaleras, los propietarios de los edificios ubicados en Azca han creado el proyecto Renazca. Mariano Fuentes ha asegurado a este medio que “confirma la apuesta de este Ayuntamiento por la renaturalización como concepto urbanístico”.

Tras un concurso entre estudios de arquitectura internacionales, este espacio pasará a estar más conectado, abierto y accesible bajo el paraguas de la sostenibilidad, creando un ecosistema urbano de gran biodiversidad formado por especies vegetales autóctonas, recuperando antiguos cauces fluviales que mezclan sistemas de captación y almacenaje de agua de la lluvia para riego y fuentes.

Infografía del proyecto Renazca. Renazca

Ribera del Calderón

Mucho se ha hablado y escrito sobre el entorno del Mahou-Calderón. Con la urbanización finalizada y algunas obras ya en marcha, el ámbito Ribera del Calderón también contará con más de 73.000 m2 de zonas verdes.

Esta zona conectará con Madrid Río y supondrá un manto verde para disfrute de los madrileños, así como un recuerdo del césped del estadio Vicente Calderón que ocupó durante más de 50 años parte de estos terrenos.

Ribera del Calderón

Plaza de España

Otro ámbito de actuación en pleno corazón de la capital es la Plaza de España. Una vez finalizadas las obras, su parte sur se convertirá en un parque que se plantea como la pieza de conexión de la red verde que desciende hasta la Casa de Campo.

El Ayuntamiento de Madrid concibe la Plaza de España como un eslabón de la cadena de áreas verdes que desde el sur (jardines de Sabatini y plaza de Oriente), el oeste (Casa de Campo, Campo del Moro y Madrid Río) y el norte (parque del Oeste) quedan perfectamente enlazadas. En definitiva, señala el Área de Obras y Equipamiento, la puerta verde de una malla transversal que procede del río Manzanares y establece un punto de penetración medioambiental hacia el centro de la ciudad.

Planta de plaza de España y su entorno. Ayuntamiento de Madrid

Otras actuaciones

Aunque estas son las de mayor relevancia por volumen de metros cuadrados o su ubicación, el Ayuntamiento de Madrid tiene más proyectos verdes en cartera. En diciembre de 2020, Mariano Fuentes inauguró el nuevo jardín de Ribadavia, un terreno en desuso y abandonado en el barrio de El Pilar. La semana pasada, dirigentes municipales cortaron la cinta del Mirador de Montecarmelo, un espacio peatonal y estancial que conecta la avenida del Monasterio de Silos con la calle Monasterio del Paular y facilita el acceso a la estación de Cercanías-Renfe y metro de Paco de Lucía.

Por último, el Canal de Isabel II logró la licencia de obras el año pasado para la construcción de un gran parque sobre el tercer depósito, en el distrito de Chamberí, que se completará con pistas deportivas al aire libre para la práctica de vóley, baloncesto, vóley playa, atletismo, etc., que serán espacios de acceso y uso libres.

Recreación del nuevo parque del Canal sobre el tercer depósito. Ayuntamiento de Madrid