Santiago de Compostela

La celebración fiestas navideñas y cómo se podrá dar en el contexto actual son cuestiones repletas de interrogantes. Mientras la Xunta de Galicia está trabajando en su propuesta en este sentido, su presidente, Alberto Núñez Feijóo, ha asegurado que hay varias cuestiones "en debate", como la posibilidad de computar unidades familiares en lugar de individuos o "no contar" a los menores de 10 años.

Noticias relacionadas

"El riesgo entre doce personas de dos unidades familiares es menor que el riesgo entre seis personas que pertenecen a tres familias", ha explicado Núñez Feijóo en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consello de la Xunta para ejemplificar la importancia de "diferencia" entre "sumar personas y sumar unidades de convivencia".

Más allá de abogar por contar "unidades de convivencia" y no "personas", Feijóo ha reiterado su propuesta de aplicar una "metodología distinta" para contabilizar a los niños, si bien los pediatras del comité clínico que asesora a la Xunta todavía estarían evaluando "cuál es la franja de edad idónea".

"Con la información que tenemos, nos parece que en torno a los 10 años los niños tienen una capacidad de transmisión bastante inferior a la de los adultos", ha proseguido el titular del Ejecutivo gallego, quien entiende que, a la luz de este hecho, "deben tener un tratamiento distinto al de un adulto".

De este modo, ha pasado a defender la idoneidad de "someter a debate" que los niños que no alcancen esta edad "no cuenten desde el punto de vista de las personas que pueden estar en la mesa" en las cenas o comidas de Navidad.

"Serán los pediatras los que concreten los protocolos. Vamos a intentar orientar la cuestión con un mínimo de literatura científica", ha zanjado.

Marco común

Preguntando por el debate de esta cuestión en el seno del Consejo Interterritorial, Núñez Feijóo ha lamentado que "aquí es todo al revés", dado que las comunidades "no cuentan con documentación previa" y ni se pueden realizar "alegaciones" ni se "aprueba" nada, ya que "no está estudiado, ni reflexionado ni perfilado".

"Nos parecería correcto y positivo que se fijase un marco común en todo el territorio de España", ha proseguido el presidente gallego, quien entiende que, en todo caso, las comunidades deberían tener un cierto margen para adaptar estas medidas de acuerdo con su situación epidemiológica.