Valencia

Rafa Rubio, el socialista valenciano detenido en el marco de la 'operación Azud', fue puesto este martes en libertad tras dos meses de prisión provisional. La juez instructora del caso, que investiga el cobro de comisiones a cambio de favores urbanísticos durante el gobierno del PP de Rita Barberá en el Ayuntamiento de Valencia, considera que se ha reducido el riesgo de destrucción de pruebas por el que estaba encarcelado.

Noticias relacionadas

Así lo confirmaron este martes a EL ESPAÑOL fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV). La titular del Juzgado de Instrucción 13 de Valencia liberó anteriormente a la empresaria inmobiliaria Mónica Montoro y al financiero Joaquín Pastor, también investigados. Por contra, siguen en la cárcel los detenidos Alfonso Grau, vicealcalde de la ciudad en la época, y Jaime Febrer, empresario de la construcción considerado el presunto cabecilla de la trama.

Rubio fue el líder de la oposición en el Ayuntamiento de Valencia durante los hechos investigados, y era el subdelegado del Gobierno de Pedro Sánchez en el momento de su detención el pasado 13 de mayo. Los investigadores sospechan que pudo cobrar mordidas a cambio de favores, e incluso a cambio de silencio.

El exportavoz es el socialista más relevante de la causa, pero son un total de tres los políticos investigados del partido. También lo está Pepe Cataluña, histórico responsable de las finanzas del PSPV-PSOE. En su caso, sospechan que pudo facilitar contactos a Febrer.

El tercero es José Luis Vera, ex alto cargo del PSPV-PSOE y todavía jefe de los servicios jurídicos de la empresa pública Divalterra -dependiente de la Diputación de Valencia que gobiernan los socialistas-. La firma y el partido mantienen a este último en el cargo pese a la gravedad de los hechos investigados.

El cuñado de Barberá

Pese a la supuesta implicación de tres socialistas, se trata de unos hechos que ocurrieron con un ejecutivo del PP en el Ayuntamiento de Valencia. De hecho, el investigado principal es José María Corbín, cuñado de Rita Barberá.

El caso cuenta además un cuarto protagonista socialista. El abogado y portavoz de la formación en Les Corts Valencianes, Manolo Mata, anunció hace unos días que será uno de los defensores del empresario inmobiliario Jaume Febrer, el presunto cabecilla de la 'operación Azud'.

"Es legal, creo que es ético garantizar su derecho de defensa, e incluso creo que es estético", manifestó Mata, que realizó el anuncio tras trascender que se había reunido presencialmente con Jaime Febrer en la cárcel de Picassent.