Palma

Los gobiernos valenciano y balear celebran entre los días 5 y 6 de julio una "cumbre" para "la reivindicación de la periferia". Así la describió la presidenta autonómica Francina Armengol en su discurso de bienvenida, en el que ensalzó "la España real, que es muy plural". "En ocasiones las decisiones desde el centro no tienen en cuenta esta riqueza", lamentó.

Noticias relacionadas

El líder del ejecutivo valenciano, Ximo Puig, fue más explícito. "Queremos que se vea que hay vida fuera de Madrid, incluso vida inteligente". No es la primera vez que el socialista recurre a esta frase provocadora. Pero cuando la utilizó por primera vez en las Cortes Valencianas habló de "Madrid y Cataluña", durante la enésima crisis derivada del procés copaba la actualidad nacional.

En esta ocasión la broma de Ximo Puig es, en exclusiva, un ataque contra "el centralismo" que, a su juicio, marca la política nacional. En esta línea, planteó la cumbre que comienza este lunes como "una alianza a favor de la periferia", de territorios "con una manera diferente de entender una España, como una suma permanente de identidades".

El presidente valenciano anticipó en unas declaraciones previas ante los medios de comunicación que ambos gobiernos anunciarán "cuestiones concretas" para la captación de los fondos europeos Next Generation de la Unión Europea. Durante la jornada, ambas administraciones precisaron que consistirán en "la implantación de la economía azul en el Mediterráneo".

"La propuesta, que se desplegará a través de más de 50 actuaciones y proyectos concretos que ambas autonomías irán desarrollando a través de los fondos de la UE", indicaron.

Abarcarán cinco líneas estratégicas: un clúster logístico intermodal que fomente el transporte sostenible; la adaptación al cambio climático y el impulso de la conservación de la biodiversidad; reforzar la sostenibilidad, la innovación y la digitalización, para redefinir el modelo turístico y reactivar y modernizar el sector; la generación de oportunidades, el fomento del empleo de calidad, de la competitividad empresarial y de la formación profesional; y estimular el desarrollo conjunto de proyectos estratégicos en digitalización e innovación y el fomento de la diversificación económica".

Infrafinanciación

Ximo Puig también subrayó una reivindicación común de ambos territorios: "la suficiencia financiera de las comunidades autónomas". Armengol, sin realizar una mención explícita, también lamentó decisiones negativas para ambos territorios "en términos de justicia", decisiones procedentes la capital de España.

Está por ver cuánto elevan el tono ambos presidentes socialistas contra el Gobierno de España de su partido, que es quien ha congelado la prometida reforma de un sistema de financiación que deja a la Comunidad Valenciana, año tras año, a la cola en la financiación estatal por habitante.

La vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra, también presente en la cumbre, sí se pronunció al respecto de forma contundente. Preguntada al respecto por los medios de comunicación, la líder de Compromís manifestó que "no vale solo decir que vendrán fondos europeos y que eso será un balón de oxígeno".

"Nosotros lo que queremos es una solución a largo término, y estamos hablando de una solución constitucional", afirmó. "Somos la única comunidad autónoma que, teniendo la renta per cápita por debajo de la media estatal, es pagadora. Esto nos está desangrando", recordó. 

Participantes en la cumbre entre los gobiernos valenciano y balear. EE

"Es la primera cumbre de estas características", destacó Ximo Puig. "Saldrán propuestas compartidas", auguró Armengol. Por parte del Gobierno valenciano participó también el vicepresidente Rubén Martínez Dalmau (Podemos), así como el titular de Hacienda, Vicent Soler.

El programa contempla mesas temáticas en materia de diálogo social, bienestar social, tejido empresarial, fondos europeos, infraestructuras, emergencia climática o cultura.

En la primera de ellas participaron las patronales de ambos territorios, que coincidieron en la urgencia de un nuevo sistema de financiación y solicitaron a ambos Gobiernos que exijan a la ministra socialista de Hacienda, María Jesús Montero, que adopte esta "decisión política".