Valencia

Ocurrió en una "comisión técnica" de Les Corts Valencianes, a finales de enero. Participaron representantes de los seis partidos políticos del parlamento autonómico. Y hablaron, largo y tendido, sobre un tema tabú que suavizan en público: la cesantía.

Noticias relacionadas

¿Y qué es eso de la cesantía? Una suerte de finiquito por fin de mandato para los diputados, una indemnización para compensar que, en la actualidad, no tienen derecho a paro si se quedan sin trabajo al acabar la legislatura. Ya existe algo así en algún otro parlamento, como el de Castilla y León.

Según ha podido contrastar EL ESPAÑOL, al encuentro, en representación de los partidos, estaban citados los diputados Carmen Martínez (PSPV-PSOE), Jorge Bellver (PP), Fernando Llopis (Cs), Fran Ferri (Compromís), María de los Llanos Massó (VOX) y Cristina Cabedo (Podemos).

No es un anhelo nuevo. Al comenzar la legislatura ya se abordó este asunto en la Comisión de Gobierno Interior, en la que los diputados disfrutan de total privacidad, sin orden del día que haga públicas las cuestiones que allí se tratan. La mencionada comisión técnica, al no ser reglamentaria, es igual de discreta. Las Provincias, que fue quien reveló este último encuentro, ha dado cumplida cuenta de la polémica iniciativa desde que se planteó por primera vez en 2019.

De hecho, esta ambición económica de sus señorías ya se intentó saciar a nivel nacional con el valenciano Enric Moreara al frente de la Confederación de Presidentes de Parlamentos Autonómicos (Coprepa). Pero no hubo quorum en este foro para lograr que los diputados de todas las cámaras pudieran cobrar paro mediante un cambio en la ley estatal.

Tres temas polémicos

En esta ocasión el ingrediente diferencial es la pandemia. ¿En plena tercera ola de muertes y contagios por la Covid-19 se han preocupado los representantes de los valencianos por garantizarse un finiquito si se quedan sin trabajo?

Así es, según precisan a este diario fuentes conocedoras del encuentro. Abordaron tres polémicos temas internos. Los dos primeros fueron las retribuciones por ejercicio del cargo y el kilometraje (pues el teletrabajo ha dejado a algún diputado sin el preciado plus por desplazamiento) y la falta de transparencia en el gasto de los grupos parlamentarios denunciada por la Sindicatura de Cuentas.

Y el tercer asunto fue la polémica cesantía, el finiquito. Según argumentan sus defensores, al concluir la legislatura 2015/2019 varios diputados salientes se quejaron al parlamento al descubrir que no tenían derecho a paro. Hubo al menos uno de Podemos y una de Compromís, en concreto la actual Directora General de Emprendimiento, Teresa García.

La exdiputada y actual directora general de Emprendimiento, Teresa García. EE

El letrado del parlamento que ha investigado la legalidad de esta propuesta ya ha expuesto a los interesados que, una vez fallida la operación de impulsar el cambio a través de Coprepa, la solución más factible consiste en crear una indemnización, que podría ser solo para los diputados que acaben en el paro o, incluso, "universal".

Este último adjetivo, "universal", parece haber encendido los ánimos de algún diputado, que defiende que, ya puestos, la ansiada paga por final de mandato podría hacerse extensible a todos y cada uno de los 99 representantes de la cámara valenciana.

Lejos de tal posibilidad, y pese a negociar esta cuestión en la mencionada comisión técnica, los diputados -y en esto hubo acuerdo unánime-, coincidieron en que no procede sacar adelante esta iniciativa en plena pandemia. Han sentado las bases para su finiquito parlamentario, pero su aprobación tendrá que esperar.

Ante las cámaras

Al trascender esta negociación, los portavoces de los distintos partidos políticos fueron preguntados al respecto. La mayoría dieron legitimidad a la reivindicación de este finiquito compensatorio, si bien reconocieron que "no es el momento".

Sí hubo, en cambio, un partido que lo rechazó. Fue VOX, cuya portavoz parlamentaria, Ana Vega, aseveró ante los medios de comunicación que está "completamente en contra" de un finiquito, que lo ve como "una frivolidad". "Accedemos voluntariamente a este puesto: sabemos a lo que venimos", aseveró la síndica.

La rotundidad del partido causó una profunda sorpresa en otras formaciones, que aseguran a este periódico que en absoluto había sido tan reacia la diputada de VOX María de los Llanos Massó.

El portavoz del PSPV-PSOE, Manolo Mata, tildó la propuesta de "absolutamente inoportuna", y subrayó que afectaría a "poquísimas personas". "La inmensa mayoría de los 99 diputados viene de algún sitio, trabaja en algún sitio y regresa", manifestó en declaraciones recogidas por Europa Press.

"Sobre la mesa"

Compromís coincidió en que "no es el momento", si bien alertó de que la situación de los diputados valencianos es diferente a del Congreso o la de otros parlamentos. "No es algo de ahora, viene de otras legislaturas y estará sobre la mesa hasta que se resuelva", afirmó Fran Ferri.

La portavoz de Unidas Podemos, Pilar Lima, subrayó que la "línea roja o morada" ha de ser que esta indemnización no esté por encima de la del resto de trabajadores. "No puede ser un privilegio, de ninguna manera", recalcó.

El PPCV consideró que habrá que llegar a un acuerdo por unanimidad, e insistió también en que no es su prioridad porque "no es el momento de hablar de indemnizaciones". Ciudadanos, en sintonía, trasladó que "deberán equipararse los derechos de los diputados a los del resto de los trabajadores de alguna manera, pero ahora no es el momento".