Málaga

La Policía Nacional ha detenido a tres personas por el asalto a dos apartamentos de una urbanización de superlujo de Estepona. Los tres hombres se dedicaban a la vigilancia privada y uno de ellos ejercía, precisamente, en la urbanización asaltada. La zona de la playa del Velerín, donde ocurrieron los hechos, es una de las más exclusivas de la Costa del Sol: uno de los apartamentos asaltados costaba 5,5 millones de euros y era propiedad de un matrimonio belga.

Noticias relacionadas

El asalto se produjo con nocturnidad y comenzó en la garita de vigilancia, donde los tres detenidos, supuestamente, atacaron al guardia de seguridad que estaba de servicio. Según fuentes policiales consultadas por EL ESPAÑOL, "sufrió heridas de gravedad". La Policía Nacional ha informado de que los asaltantes utilizaron la técnica del mataleón, que consiste en sorprender a la víctima por la espalda, pasando el brazo por su cuello, al fin de estrangularla hasta que pierde la conciencia. Además, le golpearon repetidamente con unas tenazas y un arma de fuego.

Una vez saltado este primer control, los ladrones tenían vía libre con el vigilante neutralizado y esposado en el cuarto de máquinas de la piscina. Uno de los detenidos, el que trabajaba para la empresa de seguridad encargada de la urbanización de lujo, tenía acceso a la caja fuerte en la que se encontraban las llaves de todos los apartamentos.

Los tres hombres, de nacionalidad española y con edades comprendidas entre los 37 y los 48 años, entraron en dos viviendas: uno de los apartamentos, valorado en 5,5 millones de euros, estaba ocupada por un matrimonio belga que fue hallado esposado y aterrorizado en la azotea de su casa. Los criminales se apoderaron de joyas y de tarjetas bancarias, cuyos números PIN fueron obtenidos bajo intimidación. Del mismo modo, afirma la Policía Nacional, los encapuchados accedieron a una segunda vivienda vacía y se hicieron con joyas valoradas en 70.000 euros. 

La operación es un hito, ya que la Policía llevaban detrás de esta pequeña banda de asaltantes "desde verano". Tras su detención, los agentes hallaron una finca rural en la que los tres detenidos se reunían y utilizaban para guardar armas de fuego y diverso equipamiento para los asaltos.

Registro en la Costa

Fruto de tres registros domiciliarios en las localidades malagueñas de Ojén, Coín y San Pedro Alcántara, se intervinieron armas de fuego -reales y simuladas-, así como las prendas de vestir y los equipos de transmisión empleados en los asaltos.

Los investigados resultaron arrestados por su presunta participación en los delitos de detención ilegal, tenencia ilícita de armas, lesiones graves, robo con violencia o intimidación, robo con fuerza y pertenencia a organización criminal. La autoridad judicial competente ha dictado el ingreso en prisión y sin fianza de los tres detenidos.