El socialista Paco Cuenca no cumplió con su amenaza. La pasada semana daba tres días a Luis Salvador, alcalde de Granada de Cs, para dimitir. En caso contrario propondría una moción de censura. El plazo vencía el viernes y Cuenca no dio el paso porque necesita todavía una firma más para presentar la moción. Esa firma puede ser la de uno o varios ediles del PP granadino.

Noticias relacionadas

Actualmente, Cuenca cuenta con 13 apoyos: los diez de los concejales socialistas y los tres de Podemos. La negociación con los populares es la única posibilidad que le queda a Cuenca, que descarta negociar con Vox. Además, hay tres concejales que formaban parte del equipo de gobierno de Luis Salvador y hoy están como no adscritos. Su voto a favor se consideraría transfuguismo, aunque Cuenca no descarta hablar con ellos.

Estos tres ediles son Sebastián Pérez, el expresidente provincial del PP con cuya dimisión se desencadenó la crisis en la gobernanza, y los ex de Ciudadanos Manuel Olivares y Lucía Garrido, que agravaron la situación de Luis Salvador dejando al frente de la ciudad sólo al alcalde y a José Antonio Huertas, fiel escudero de Salvador en esta batalla.

Fuentes populares han declarado a EL ESPAÑOL que "hay predisposición" y que se sentarán con el socialista Paco Cuenca: "Lo haremos por responsabilidad, queremos escuchar qué propuesta hace y cuál es la solución que tiene para Granada". La reunión, que no se hará esperar, está pendiente de tener día y hora. Previsiblemente, antes del viernes habrá novedades al respecto.

Los populares están en una situación complicada. Comenzaron el mandato con siete concejales y pactando ceder la alcaldía a Luis Salvador, de Ciudadanos, que contaba con cuatro. Vox, que no entró en el equipo de gobierno, sostuvo a Salvador con sus tres ediles para sumar los 14 que necesitaban para la mayoría absoluta. Enfrente, PSOE (10) y Podemos (3).

Aunque el díscolo Sebastián Pérez ya había dado señales de incomodidad, no fue hasta el segundo aniversario de las elecciones municipales que se dio de baja del PP y se fue al grupo de concejales no adscritos. El PP perdía así fuerza en el Ayuntamiento y Luis Salvador se quedaba sin la mayoría absoluta. 

Aguantaron hasta el 8 de junio. Tras unas semanas de pugna para que Salvador saliera del cargo y esgrimiendo que en 2019 se había llegado a un acuerdo verbal para alternarse en la alcaldía, los populares abandonaron todos sus cargos. En esa crisis, Salvador parecía haberse quedado solo con sus otros tres compañeros de partido.

Pero no fue así, a las pocas horas de firmarse la dimisión de los populares, Olivares y Garrido dejaban solo a Salvador con Huertas.

40 propuestas

Paco Cuenca, que ya fue alcalde en el anterior mandato tras la detención del anterior alcalde del PP, Torres Hurtado, ha presentado ahora un programa con 40 "acciones para rescatar Granada". Un breve documento en el que Cuenca presenta sus credenciales: un nuevo programa de Gobierno para acabar este mandato. Con ellas quiere convencer al PP granadino.

Este martes ha vuelto a insistir en que el PP debe apoyar la moción de censura. Ha exigido a no demorar la reunión para firmar este "plan de rescate" a la ciudad que está "paralizada".

Cuenca ha aprovechado para criticar de nuevo a Luis Salvador, de quien ha dicho que está intentando mantenerse en el puesto "por intereses particulares, no los de la ciudad". La crítica a Salvador ha ido más allá: "¿Qué puede tener en la cabeza para reclamar que vuelvan al gobierno de Granada los concejales del PP y los no adscritos?".