La Guardia Civil ha asestado un nuevo golpe al narcotráfico en Andalucía. Este miércoles ha interceptado cuatro embarcaciones semirrígidas, conocidas como 'gomas', y se ha incautado de cinco vehículos y unos 10.000 litros de combustible. Además, ha detenido a ocho personas acusadas por un delito de contrabando. Todo esto en distintos dispositivos realizados en tres provincias en un solo día.

Noticias relacionadas

La primera de las operaciones ha contado también con la colaboración en materia de información de la Guardia Nacional de Portugal. Fue la policía portuguesa quien avistó en el Guadiana a una de las embarcaciones: una lancha trimotora de 12 metros de eslora y 250 garrafas de combustible, un total de 7.000 litros. La Comandancia de la Guardia Civil en Huelva y OCON SUR pusieron rápidamente en marcha el dispositivo para conseguir interceptar la 'goma' cuando la estaban intentando bajar de un camión, con la idea de botarla.

La segunda de las actuaciones tuvo lugar en la zona de Almerimar, en Almería. Allí la Guardia Civil localiza una embarcación de dos motores con 10 metros de eslora. Dos personas fueron detenidas y están siendo investigadas por este hecho.

El final de esta jornada contra el narcotráfico se centra en el cauce sevillano del río Guadalquivir, en las localidades de Aznalcázar y Puebla del Río. En ambos casos, la Comandancia de Sevilla y OCON-Sur dieron con sendas embarcaciones de 12 metros de eslora. En estas localidades los agentes de la Benemérita detuvieron a tres personas y se hicieron con más de 3.000 litros de combustible. En este caso, la Guardia Civil comenzó una persecución campo a través para dar con una de las personas detenidas que intentaba huir al ser descubierta. 

Estas embarcaciones suelen ser utilizadas como distribuidoras de gasóleo para otras lanchas que trafican con estupefacientes en las cosas españolas. Desde los diferentes puntos salen al encuentro para surtir del combustible necesario para realizar los desembarcos de alijos.