A 4 días para que comience la campaña en España y en Europa de vacunación contra la Covid-19, los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, encargados de custodiar y distribuir las dosis, no han recibido una sola instrucción desde el Ministerio del Interior sobre cuál y cómo será el protocolo de la importante tarea que tienen que desarrollar.

Noticias relacionadas

EL ESPAÑOL ha consultado numerosas fuentes de ambos cuerpos en repetidas ocasiones a lo largo de los últimos días. Todas ellas coinciden en que no se ha repartido orden alguna a este respecto. Entretanto, la distribución de la vacuna de Pfizer ya ha sido autorizada por la Comisión Europea y comenzará a suministrarse el próximo domingo 27 de diciembre. España ha adquirido 120 millones de dosis de la misma. 

"Incluso preguntamos por el plan de vacunación en el Cuerpo y no habían dado instrucciones", indica una de esas fuentes policiales. "Todavía no nos han dicho nada", incide otra, desde la Benemérita, en el mismo sentido. "Aún no", apuntaba un tercero, hace tan solo unos días. No se les ha comunicado una sola línea del plan.

Escolta de las dosis

Fuentes oficiales de Interior han confirmado a EL ESPAÑOL que se encuentran esbozando el plan en coordinación con el Ministerio de Sanidad. Ambas carteras están diseñando un dispositivo de seguridad con el que garantizar el transporte y el almacenamiento de las vacunas contra el coronavirus.

Pese a ello, los efectivos que presuntamente serán encargados de distribuirla no saben aún cuál será el procedimiento de esa labor que emprenderán al final de esta semana, a pocos días de que finalice el año 2020.

"Hemos estado preguntado tanto en Policía como en Guardia Civil y de momento nadie tiene conocimiento de esto", remarca un cuarto efectivo. En Interior aseguran que en el operativo participarán, efectivamente, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, tal y como hicieron durante la primera ola de la pandemia cuando llegaron a realizar escoltas especiales en los traslados de material sanitario por toda España.

Otro agente de la Policía Nacional estima que la labor en el Cuerpo podría llevarla a cabo la Brigada Central de Escoltas, incorporada en la Unidad Central de Protección, dependiente de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana en Madrid. Son los encargados de escoltar a jefes de estado del extranjero, obras de arte y de realizar otras escoltas que recojan una cierta dificultad. 

La Guardia Civil escolta un camión repleto de material sanitario durante los meses del confinamiento. Guardia Civil

"Podrían darse dos situaciones. Una, que la escolta la hagan desde la UPR ( Unidad de Prevención y Reacción) o desde la UIP (los llamados antidisturbios)- apunta otro funcionario más del cuerpo- o por el contrarío, por vehículos tipo K, usados para los traslado de obras de arte con personal de la Brigada Central de Protecciones Especiales".

50 puntos de distribución

En España, serán 50 los puntos de recepción de la vacuna de Pfizer y estarán repartidos por todas las regiones del territorio. Fuentes del Ministerio de Sanidad apuntan que no se desvelarán los lugares concretos a los que se enviarán las dosis por motivos de seguridad.

Una vez que la vacuna esté en manos de las comunidades autónomas -que están adquiriendo ultracongeladores-, se presentarán diferentes casuísticas. El primer grupo prioritario para la inmunización son las personas mayores de las residencias.

En este sentido, pueden darse dos situaciones. Por un lado, habrá residentes que se trasladarán a los centros de salud establecidos para la vacunación. Por otro, podrían ser los equipos de vacunación los que se desplazasen directamente hasta las residencias.

La vacuna de Pfizer tiene la particularidad de que necesita mantenerse a -80ºC. Por ello, las comunidades autónomas están trabajando, junto con la aportación de Pfizer y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), para dar toda la información sobre cómo manejarla desde el momento en que se descongele hasta su administración.

Guardadas en cajas de poliespam, cada receptáculo contendrá cinco bandejas de 1.000 viales cada una -es decir, 5.000 pinchazos-. Todas ellas deberán conservarse con nieve carbónica a esa gélida temperatura para preservar su eficacia.

Esos son los importantes matices técnicos y sanitarios del ingente dispositivo que se tendrá que desplegar desde finales de esta semana. Sin embargo los detalles de la intendencia, el transporte del material, la información correspondiente a distribución de esa primera esperanza que pueda frenar el avance del virus, no ha llegado todavía a quienes se encargarán de su reparto. 

En definitiva, los agentes de Guardia Civil y Policía Nacional no saben todavía exactamente lo que tendrán que hacer. Desconocen el número de agentes destinados a esa labor, quiénes serán, de qué destinos, durante cuánto tiempo tendrán que realizar esa labor, y los medios con los que contarán para ello.