La ofensiva del Partido Popular para ocupar todo el espacio que un día cedió a Ciudadanos ya está en marcha. El propio Pablo Casado ha reconocido este martes en una entrevista en Telecinco que la relación con los dirigentes del partido que lidera Inés Arrimadas "siempre ha sido muy buena" y que esa buena sintonía le ha provocado alguna riña de sus electores en campaña. "Estoy de acuerdo en muchas cosas con Cs, por eso gobernamos juntos en tantas autonomías y ayuntamientos", reivindicó sin complejos. 

Noticias relacionadas

Casado puso en valor la "gran experiencia jurídica" del expresidente de Cs, Albert Rivera, y de su mano derecha, José Manuel Villegas, que hoy trabajan en un despacho de abogados privado que el Partido Popular ha contratado para recurrir la ley catalana de alquileres. El presidente del PP defendió este fichaje con la "gran experiencia que los dos acumulan en el mundo jurídico y sobre Cataluña". 

El pacto presupuestario del Gobierno con Bildu ha provocado un profundo dolor de estómago en históricos dirigentes socialistas que se han alineado para contestar públicamente en contra de este acuerdo. El líder de la oposición se alineó con ellos: "Me gusta ese antiguo testamento", aseguró Casado, que alabó incluso la figura de Felipe González: "Fue un buen presidente del Gobierno". 

Casado quiso poner en valor al socialismo histórico, "que fue tremendamente duro contra el PP" pero con el que le une cuestiones básicas: "El PSOE de Felipe era un PSOE moderado, que creía en Europa y en que no se puede pactar con los asesinos".

Chivatos 

El rechazo absoluto al acuerdo entre el Gobierno y EH Bildu ha frenado las negociaciones que el PP mantenía abiertas con el PSOE para renovar órganos judiciales como el Consejo General del Poder Judicial.

Casado ha dicho que "algunos" miembros de Bildu han sido "los chivatos" que ayudaron a ETA a perpetrar sus asesinatos: "En el caso de Miguel Ángel Blanco, un concejal de HB de Ermua fue el que dio el chivatazo sobre sus horarios", aseguró. Por ello, considera que Sánchez "cruce una línea roja muy peligrosa" porque "Bildu no es un partido homologable" con el que se pueda negociar unos Presupuestos. 

Mano tendida

El objetivo del partido de la oposición es mostrar a los ciudadanos a un Pedro Sánchez que tenía otras opciones, pero que ha elegido "pactar con los extremos". Y mostró su "mano tendida" en temas como la alternativa jurídica al estado de alarma que debate este martes el Congreso de los Diputados. 

"Le ofrecí tres pactos para ir juntos a pelear los fondos europeos. Pero Sánchez ha decidido poner un cordón al PP y pactar con ERC, Bildu y Podemos", resumió Casado.

El presidente del PP se ha reivindicado como un político pendiente "de los españoles que madrugan" y ha felicitado a cada uno de los presidentes autonómicos del PP por su gestión ante la pandemia. Además, el presidente del PP trabaja ya sin descanso para "estar preparados" para la siguiente cita electora: "Los españoles necesitan una alternativa y un cambio".