El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, acaba de dictar un autor en el que propone juzgar a Carlos Salamanca, excomisario jefe del aeropuerto de Barajas. El magistrado lo hace en el marco de la pieza principal del caso 'Tándem', y le imputa un presunto delito de cohecho y otro contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. El alto mando policial habría recibido regalos de parte de un empresario a cambio de proporcionar trato de favor en la frontera a ciudadanos guineanos. 

Noticias relacionadas

García Castellón propone también llevar a juicio al empresario y abogado Francisco Menéndez Rubio por los mismos delitos, y otros 4 más contra la Hacienda Pública.

Los hechos que se han investigado en esta pieza, según el auto al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, se remontan a 2011, cuando el empresario Francisco Menéndez Rubio entró en contacto con Carlos Salamanca, entonces comisario Jefe del Aeropuerto Madrid Barajas.

Según el magistrado, Salamanca, "prevaliéndose de su cargo" facilitó la entrada ilegal en territorio español de empresarios ecuatoguineanos de la empresa petrolera nacional de Guinea Ecuatorial, Gepetrol. Una firma a la que estaba vinculado el empresario.

El que fuera responsable de la comisaría del aeropuerto de Barajas estaba imputado por supuestamente pertenecer a la organización criminal que lideraba el comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo, y por expedir visados en Barajas a ciudadanos guineanos a cambio de comisiones y toda clase de dádivas.

Inicio del caso

Fue Menéndez Rubio quien relató a Fiscalía cómo directivos de esa compañía estatal habían desviado dinero negro a sociedades en paraísos fiscales. El abogado reveló que ese grupo de personas recibían la cobertura y el apoyo del comisario de Barajas, de quien dependía la seguridad del aeropuerto. Ahí aparecía entonces el viejo excomisario, asociado a la Dirección Adjunta Operativa de la Policía (DAO), para surtir de actividades de inteligencia para aquellos nuevos socios extranjeros a petición de su colaborador destinado en el aeropuerto. 

La Audiencia Nacional empezó a tirar del hilo de los negocios de Villarejo tras esas revelaciones. El auto relata que fue Carlos Salamanca la persona que puso en contacto a este empresario con el comisario Jose Manuel Villarejo para la contratación del denominado "Proyecto King" y que solicitó la ayuda de aquel para facilitar la entrada en territorio nacional de dos personas hasta en tres ocasiones. 

Regalos

El auto detalla la entrega de dádivas, en regalos y dinero en efectivo, a Salamanca por parte de Francisco Menéndez para la comisión de los hechos descritos o como recompensa por los mismos. Permite concluir, según el magistrado, la entrega de estos obsequios a cambio de la prestación de servicios en los que concurriría un presunto abuso de su condición policial.

No eran poca cosa: coches de alta gama, viajes, entradas al palco del Santiago Bernabéu... El juez destaca el elevado valor de los regalos recibidos así como "la corrupción del funcionario público, y a medida que va consolidando la relación puramente económica y de intereses mutuamente satisfechos, una paralela consolidación de los vínculos puramente personales".

A partir de ahora el fiscal y las demás acusaciones personadas disponen de 10 días de plazo para solicitar la apertura de juicio oral formulando escrito de acusación o el sobreseimiento de la causa.