El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado el cierre de la hostelería, centros comerciales, establecimientos de más de 2.500 metros cuadrados e instalaciones deportivas en toda la comunidad ante el aumento de casos y la elevada presión hospitalaria, sobre todo en las UCI. 

Noticias relacionadas

Estas medidas entrarán en vigor este viernes y se extenderán por un tiempo ilimitado, ya que Mañueco no ha precisado durante cuánto tiempo estarán vigentes. .

La hostelería y restauración únicamente podrá trabajar para dar servicio a domicilio, mientras que las instalaciones deportivas sólo permancerán abiertas para la realización de deporte oficial. 

Además, se suspenden las visitas a residencias de ancianos y centros de menores y sólo se mantendrá abierto el comercio minorista. 

Confinamiento

La decisión se ha tomado ante los "alarmantes" datos de ingresos, contagios y las defunciones de los últimos días y que han crecido "exponencialmente" en la región. En una declaración institucional, Mañueco ha insistido en que la Castilla y León se encuentra en "riesgo máximo" y ha pedido al Gobierno central que asuma su responsabilidad para tomar medidas que la Junta no puede dictar con el marco normativo actual, como el confinamiento.

De esta manera, Castilla y León retrasa por ahora por la solicitud de confinamiento domiciliario, una opción que lleva ya varios días sobre la mesa de la Junta, que la semana pasada registró récord de contagios. 

Este lunes el ministro de Sanidad, Salvador Illa, descartó decretar confinamientos domiciliarios en los próximos días pese a la petición de Asturias y la ciudad autónoma de Melilla. 

"Nuestro objetivo es proteger a las personas con la unión de política y ciencia. Los datos son alarmantes. Los ingresos, contagios y las defunciones son muy elevadas. Cada día está en juego la vida de muchísimas personas. Hemos reforzado el sistema sanitario con más profesionales, más test, más camas...", ha dicho Mañueco.