El aumento de la presión asistencial y del número de contagios por coronavirus ha elevado a cuatro el nivel de alerta en Asturias, lo que ha llevado al Gobierno regional, que habla de una "situación crítica", a anunciar que va a adoptar de manera inmediata nuevas medidas para restringir la movilidad y las interacciones sociales.

Noticias relacionadas

A día de hoy, en Asturias rige un cierre perimetral de toda la comunidad autónoma y de sus tres principales municipios (Oviedo, Gijón y Avilés) y el toque de queda entre las 00.00 y las 06.00. Hay prohibición de mantener reuniones con más de seis personas y está decretado el cierre de la hostelería a las 23:00 horas.

Estas medidas, sin embargo, no consiguen evitar los malos datos: el Principado registró este sábado 10 nuevos fallecidos por coronavirus, 282 nuevos casos, 60 hospitalizaciones en planta y 13 en UCI. Tras ocho días en los que se han detectado más de 3.000 contagios y en los que se han elevado los fallecidos, hospitalizados en planta y en UCI, el gobierno asturiano habla de una situación "crítica". 

Estos datos plantean, por tanto, la "necesidad de poner en marcha nuevas medidas de contención y por eso las autoridades sanitarias están trabajando en la definición de nuevas medidas que serán consensuadas con el Ministerio de Sanidad y el comité de crisis de Asturias", apuntan.

Estas medidas estarán orientadas a "intensificar la disminución de la movilidad y de la interacción personal para evitar el aumento de casos que conlleven una repercusión en el sistema sanitario, anunció el Principado, que ha precisado que estas medidas se pondrán en marcha con la mayor brevedad posible.

El presidente de la región, Adrián Barbón, publicó en Twitter que "se están analizando todas las posibilidades y opciones, si bien es cierto que algunas medidas no las puede adoptar directamente el Gobierno de Asturias por carecer de capacidad legal para ello". "Es muy importante que todos cuidemos de todos. Urgente, hagámoslo", escribió en la red social.