El primer fin de semana de toque de queda generalizado se ha saldado con más de 100 intervenciones policiales en fiestas ilegales y botellones tan solo en Madrid. Además, otras ciudades como Barcelona, Burgos, Santander, Zaragoza o Valencia, han vivido una noche de protestas y disturbios contra las medidas para frenar el avance de la Covid-19.

Noticias relacionadas

La Policía Municipal de Madrid ha intervenido en la madrugada de este sábado un total de 105 fiestas privadas en domicilios, 22 botellones y 16 locales de ocio abiertos tras la hora de cierre. En algunas de estas acciones, explican, se superaba el número máximo de personas permitidas y no se usaban ni mascarillas ni otras medidas frente al Covid.

En redes sociales se han compartido imágenes de algunas de estas fiestas, particularmente una celebrada en una discoteca del centro de la capital, en la que se puede ver a grupos de jóvenes bailando dentro del local y muchos de ellos sin distancia o mascarilla.

La Policía ha destacado además una actuación en un local de ocio nocturno del distrito de Ciudad Lineal, donde pasada  la una y media de la madrugada seguía funcionando la música, con gente en el interior y las puertas cerradas. Para acceder tuvieron que usar una radial. 

"Al no obedecer los requerimientos de los agentes municipales para que abrieran y proceder al desalojo, se solicitó apoyo a los Bomberos municipales para su apertura. Los propietarios finalmente abrieron cuando escucharon la radial con la que se iba a entrar. Dentro había seis personas consumiendo bebidas, sin guardar medidas de seguridad, a los que se identificó y denunció", han relatado.

Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha comparecido ante los medios y ha explicado que ella "era partidaria de no cerrar la Comunidad de Madrid" y ha defendido su "plan", que consiste en "hacer operaciones quirúrgicas donde hay más movimiento pero que el resto siga con normalidad".

"Para nosotros lo más importante es lo que ocurre en las viviendas y sitios con poca ventilación", ha añadido. A este respecto, ha recomendado que la gente siga con "cierta normalidad" en espacios al aire libre, pero que se eviten "los espacios cerrados con mucha aglomeración de personas".

También ha explicado que su equipo hablará con el sector de la hostelería para incidir en la importancia de "ventilar" los espacios cerrados.

Sanciones en Cataluña

Los Mossos d'Esquadra levantaron anoche un total de 417 actas de sanción por incumplir el toque de queda, que entró en vigor el pasado domingo 25 de octubre, y ha cerrado tres locales abiertos fuera del horario permitido.

Según ha informado a Efe la policía catalana, este es el balance de anoche por infringir el toque de queda decretado por el Govern entre las 22:00 y las 06:00 horas. El número de sanciones impuestas anoche es superior a la de los días anteriores, coincidiendo con el inicio del fin de semana.

La policía catalana comenzó a levantar actas de sanción el pasado lunes, después de un primer día con el toque de queda en vigor en el que centraron su actuación en informar a la ciudadanía sobre la nueva medida para frenar la pandemia del coronavirus.

Los infractores del toque de queda se enfrentan a sanciones que oscilan entre los 300 y los 6.000 euros.

Protestas contra el confinamiento

Paralelamente, las protestas contra las medidas de confinamiento se han extendido por distintos puntos del territorio, en ciudades como Barcelona, Burgos, Santander, Zaragoza o Valencia, y han terminado en graves disturbios. En Burgos, el barrio de Gamonal se convirtió en epicentro de violentos enfrentamientos entre manifestantes y Policía, con lanzamiento de piedras y quema de más de cien contenedores.

El alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, ha llegado a pedir a la Delegación del Gobierno reforzar la presencia policial en la ciudad para evitar que estos disturbios se reproduzcan.

Noche de graves disturbios en la ciudad de Burgos. Efe

Por su parte, el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (PP), ha hecho esta noche un llamamiento a la serenidad y la responsabilidad en la ciudad. "Hago un llamamiento a la serenidad y a la responsabilidad. Los episodios violentos que se están produciendo en Burgos, además de reprobables, no ayudan a luchar contra el enemigo común que es el virus. Mi apoyo a las fuerzas de seguridad", ha explicado.

También han sido graves los disturbios en Barcelona, que terminaron con la detención de 14 personas, dos de ellas menores de edad, y una treintena de heridos, entre los que se encuentran 20 agentes de los Mossos d'Esquadra, 3 guardias urbanos y al menos siete ciudadanos. 

Disturbios en Barcelona. C.G.

Además, en el transcurso de estos altercados fueron saqueadas dos tiendas del centro de la ciudad, una cincuentena de contenedores ardieron y varias furgonetas de los Mossos quedaron afectadas, algunas muy dañadas.