El PP se quita los complejos. Pablo Casado ha colocado al Partido Popular en el centro del tablero político votando en contra de la moción de censura de Santiago Abascal. Desde la tribuna de oradores, el presidente del Partido Popular ha argumentado su voto en contra a la candidatura del líder de Vox como un "no a la España de trincheras" que defiende Vox, un "no a la furia y al ruido" y un "no" a la España "en blanco y negro".

Noticias relacionadas

El líder de la oposición se refirió a esta moción de  censura como "una cortina de humo" con la que Santiago Abascal ha querido "suplantar" al PP en el que "militó durante casi toda su vida", sin "gratitud" y "con deslealtad". Casado no escondió siquiera la "enorme decepción personal" que siente hacia líder de Vox.

El líder de la oposición acusó al candidato de ser "parte del bloque de la ruptura" y advirtió de que "su deriva es ya irreversible". Insistió también en que "esta moción es una mentira más de Vox para que Sánchez siga en La Moncloa. No engañen a los españoles". 

La moción de censura ha servido al Partido Popular para reconquistar el centro, olvidado y abandonado por la enorme polarización en la que se ha instalado la clase política. "Entre la nación de naciones y la España grande y libre hay un espacio intermedio donde estamos 47 millones de españoles hartos de la polarización en la que ustedes echan esporas", señaló. "Nosotros defendemos una España unida y diversa. Hay uno de ustedes que no la quiere unida y, otro, que no la quiere diversa".

Casado se presentó como el líder que quiere conseguir una España "uniida, conectada y segura" e impedir que las minorías "como Vox" arrastren a todo un país al enfrentamiento. "Ustedes separan y nosotros unimos", proclamó, que aboga por el "reagrupamiento" de los constitucionalistas, incluidos los socialdemócratas "avergonzados" con la gestión de Pedro Sánchez. 

Auxilio

El líder del PP quiso enseñar a su excompañero cuál ees el camino para convertirse en el líder de la oposición: "No subiéndose a autobuses descapotables y cabalgando un ejército de bots". Casado, además, acusó a Abascal de ejercer de Víctor Frankeestein del PSOE, "por llegar en auxilio de la criatura en su peor momento para reavivarla una temporada más". 

Una parte del discurso de Casado se dirigió directamente hacia el votante de centroderecha que aún cree que Abascal es la medicina para combatir a Sánchez. "Sánchez mentía a todos pero no engañaba a nadie. Y, pese a ello, usted le dio una vez más la oportunidad de ganar y gobernar, y él la aprovechó como usted deseaba", le reprochó. 

Casado habló abiertamente de que PP y Vox no son equiparables porque "le separan muchas cosas. Tantas como la distancia que media entre el liberalismo reformistas y el populismo antipluralismo, entre la economía abierta y el proteccionismo autárquico, entre la vocación europea y atlantista y el aislacionsimo, entre el interés general y el oportunismo del cuanto pero mejor".