El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha anunciado este sábado que se harán controles aleatorios y de carácter disuasorio para hacer respetar las nuevas medidas de restricción de la movilidad en 37 áreas sanitarias y se pedirá acreditar el objeto de los desplazamientos (trabajo, universidad...).

Noticias relacionadas

Desde la oposición, estas medidas no sólo son insuficientes, ya que no se anunció refuerzo alguno de la atención primaria, también dicen que llegan tarde y son "segregadoras". Critican, además, que no han sido consensuadas en ningún momento con ellos.

El objetivo del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso no es otro que los ciudadanos "estén en casa el mayor tiempo posible" y sólo se desplacen para una actividad esencial, como trabajar, comprar, cuidar de un mayor o acudir a un centro educativo.

Para controlar a los ciudadanos que viven en esas 37 áreas, Escudero ha convocado para este domingo una reunión con Protección Civil. Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid se ha reunido en el Centro Integrado de Seguridad y Emergencias para coordinar la opinión de los servicios de seguridad y emergencias de la capital.

Escudero ha reconocido en Cope que el control "absoluto" de la movilidad no es posible y ha explicado que sí habrá controles aleatorios y un control con carácter disuasorio por parte de Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Local porque es necesario que la población tome conciencia de la situación.

Para ello, el Ejecutivo regional pedirá ayuda al Gobierno de Sánchez, con quien Ayuso se reunirá este lunes en la capital. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ya ha confirmado que Policía Nacional y Guardia Civil prestarán a la Comunidad de Madrid toda la ayuda que necesite.

Tras el anuncio de estas nuevas medidas, que incluye la reducción de las reuniones a seis personas en toda la Comunidad de Madrid, la oposición las ha criticado con dureza, ya que en la rueda de prensa ni en el BOCM se hace ni una sola referencia a la contratación de refuerzos para la atención primaria, muy mermada desde hace ya semanas. Tampoco de rastreadores.

"No valdrán de nada las restricciones"

Ante esto, el portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, ha exigido este sábado que las restriciones anunciadas deben de ir acompañadas de manera urgente de medidas sanitarias y sociales, como la contratación de rastreadores y sanitarios para los centros de salud. Sin esto, lo anunciado no funcionará.

Gabilondo ha reconocido en un breve acto a las puertas de la Asamblea que la situación de la pandemia en la región le produce "preocupación" y que las medidas de Ayuso le producen "inquietud", sobre todo por la enorme dificultad de ejecutarlas. "No valdrán de nada las medidas restrictivas si no van acompañadas de medidas sanitarias, que tengan dimensión social, porque si no se aumenta el número de rastreadores y no se refuerza la atención primaria, si los servicios de urgencias no están abiertos, si no se contratan a más personas... no resolveremos mucho las cosas", ha opinado el socialista.

Así, Gabilondo ha pedido también a Ayuso que cambie su discurso de confrontación con el Gobierno de Sánchez. "No se confunda, no es ahí donde está el problema. Después del estado de alarma las cosas se han complicado aún más en Madrid", ha criticado, pidiéndole responsabilidad. 

"Tenemos una gran preocupación en la gestión de las decisiones y por la dimensión social que esto tiene. Tómense también medidas sanitarias", ha insisitido.

"Es un peligro que siga en el Gobierno"

Misma línea ha mantenido la diputada de Más Madrid, la médica Mónica García, que califica de "segregatorias, crueles e ineficientes" las medidas tomadas. "Parques cerrados, centros de salud sin refuerzos y ni un solo rastreador", ha dicho en un vídeo colgado en redes sociales.

García cree que Ayuso "o no está capacitada o "nos toma el pelo", y advierte que en "en cualquier caso es un peligro que siga en el Gobierno". 

En una entrevista en la SER ha añadido en las medidas anuncias le parecen "un bochorno" y que "me han dejado ". "Son medidas ineficaces porque en toda la Comunidad de Madrid ya tenemos un problema de transmisión comunitaria. Estamos hablando de unos distritos desbocados. Con los 1.400 millones deberían invertirlos en rastreadores, Atención Primaria y reforzar servicios, no segregar a la población", ha opinado.