Enrique Santiago, secretario general del Partido Comunista de España y dueño de la casa en la que veraneaban Pablo Iglesias e Irene Montero en Asturias, ha denunciado este viernes lo que considera ser "un acoso sistemático permitido por fuerzas de seguridad". 

Noticias relacionadas

El vicepresidente del Gobierno y la ministra de Igualdad han tenido que interrumpir sus vacaciones y han regresado a Madrid tras sufrir amenazas e insultos en el pueblo de Felgueras, asturias, donde se habían ido a pasar unos días de descanso junto a sus tres hijos menores. 

"Empezó el mismo jueves o viernes. Personas vinculadas a la extrema derecha residentes en el lugar publicaron la ubicación de la familia en las redes sociales e invitaron a realizar el acoso. Estamos ante un plan organizado de coacción e instigación a la violencia por parte de la ultraderecha contra esta familia", explicó en declaraciones a la Cadena Ser. "Es un acoso sistemático permitido por las fuerzas de seguridad y el poder judicial", añadió.

Santiago recordó que "no es la primera ni la segunda vez que esto pasa" y denunció que "la falta de actuación por parte de las fuerzas de seguridad" hace que "el ambiente de impunidad sea absoluto". "Llevan siendo acosados desde hace cuatro meses y la Fiscalía no hace nada. Hablamos de una familia con tres niños menores. Ya han puesto decenas de denuncias, pero uno no puede estar denunciando todos los días. Es el vicepresidente de España y una ministra, que tienen protección oficial; se está cometiendo un delito constante de acoso, de violencia, de amenazas, que se persiguen de oficio y la Fiscalía debería hacer algo. ", destacó.

El secretario general del PCE cargó también contra las fuerzas de seguridad que "actúan de manera diferente según qué casos y deberían proteger a todos los españoles y no a los que les parezca bien a determinados cuerpos del Estado". "Se ha tenido que relevar la Guardia Civil que vigilaba el domicilio de esta familia en Madrid porque no apreciaban ningún problema", zanjó. 

Enrique Santiago señaló al partido de extrema derecha Vox como uno de los instigadores del acoso: "Son personas vinculadas a Vox, se han ido a mi casa y se han sacado fotos a ellas mismas instigando... cuando los dirigentes de Vox van a la tribuna del Congreso y señalan el domicilio de esta familia, están haciendo de la transmisión del odio una forma de hacer política", advirtió.