Eran las cinco y media de la tarde cuando Zarzuela emitía un comunicado en el que se difundía una carta de Juan Carlos I a su hijo en la que le anunciaba su decisión de irse de España. Pero en ese momento en el que saltó la noticia, el Emérito ya llevaba al menos 24 horas fuera de nuestras fronteras: el equipo de Felipe VI quería asegurarse de que estaba todo "atado y bien atado" antes de hacérselo saber al resto del país.

Noticias relacionadas

La noticia ha pillado por sorpresa a los medios de comunicación, pero también a muchas de las personas que trabajan en la Casa de su Majestad el Rey. Porque muy pocos elegidos sabían el -hasta ahora- desenlace a todas las informaciones publicadas sobre sus cuentas en el extranjero. De hecho, solo cinco personas, según ha podido saber EL ESPAÑOL, son conocedores del lugar al que se trasladará de Juan Carlos I: su hijo Felipe VI, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el ex jefe del CNI Félix Sanz Roldán, su abogado Javier Sánchez Junco y el Jefe de la Casa de su Majestad, Jaime Alfonsín

Felipe VI era conocedor de la decisión de su padre desde hace varias semanas. De hecho, la precipitada salida del país es un acuerdo al que han llegado tras varias tardes de negociaciones. Aunque las cosas -finalmente- no han salido como quería el actual Rey, ya que este pretendía que su padre saliese de Zarzuela una vez que la Fiscalía y el Tribunal Supremo se pronunciasen sobre la investigación que le afecta. El ex Jefe del Estado ha precipitado los acontecimientos. Tal y como ha podido conocer este diario, todo estaba listo desde que la semana pasada Juan Carlos comunicó a Felipe VI que no podía más con su encierro forzado en el recinto de El Pardo: quería terminar con todo esto de una vez por todas. No estaba dispuesto a seguir soportando la presión y le hizo llegar la carta.

Tres párrafos, encabezados con un “Majestad, querido Felipe”, con los que ha acabado con la presión que diversos sectores -incluido el Gobierno de España, han sometido a la Zarzuela y al propio rey Felipe. En su misiva, el rey Juan Carlos señala: "Guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como Rey, te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España”. Continúa: “Tomo con profundo sentimiento, pero con gran serenidad. He sido Rey de España durante casi 40 años y, durante todos ellos, siempre he querido lo mejor para España y para la Corona”. Y se despide: "Mi lealtad de siempre. Con el cariño y afecto de siempre, tu padre”.

Es ahora cuando los últimos movimientos y bailes de agenda en la Casa Rea cobran más sentido, después de que el pasado jueves se decidiese retrasar las vacaciones de los Reyes en Palma de Mallorca y no se hiciese pública la agenda a los periodistas habituales. Además, un día después del anuncio, el martes, se celebra el Consejo de Ministros, por lo que el Gobierno dará en rueda de prensa su valoración oficial.

Comunicado del rey Juan Carlos.

Al Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se le comunicó el mismo lunes por la mañana la decisión de Juan Carlos. El Ejecutivo llevaba semanas presionando a Zarzuela para dar un paso hacia adelante respecto a este tema. Así que han estado de acuerdo en cómo se han precipitado el asunto, calmando así a sus socios políticos como Podemos y ERC. El destino exacto del nuevo hogar del padre del Rey tiene que estar en conocimiento de Sánchez porque tiene a su disposición un equipo de seguridad de la Guardia Civil. Son los habituales que viajan con él, ya que sigue siendo Rey de España y ex Jefe del Estado. Como alto ex cargo le corresponde de por vida seguridad.

El ex Jefe del CNI Félix Roldán ha sido conocedor de todas los pasos que ha dado el que es su amigo personal. El último gran fichaje de Iberdrola ha sido el báculo del rey Emérito en sus escabrosos enredos. Su buena relación le llevó a jugar un papel protagonista en la ruptura del affaire con Corinna Larsen. La ex amante de Juan Carlos le ha acusado, en varias ocasiones, de haberla amenazado de muerte y de haber organizado la entrada de agentes del CNI en su casa de Mónaco. En las conversaciones grabadas por Villarejo se escucha como la ex amiga entrañable del padre de Felipe VI le llama El Troll. El caso es que Félix Roldán le ha estado dando cobertura a Juan Carlos durante toda esta crisis y es muy probable que le haya ayudado a elegir el mejor destino para su nuevo exilio.

El general Sanz Roldán, en un seminario celebrado esta semana en Toledo. Ismael Herrero EFE

Otra de las personas que sabe dónde se encuentra el marido de la Reina Sofía -por cierto, que ella no lo sabe ni sabía nada del comunicado desde su descanso balear- es su abogado Javier Sánchez Junco. El letrado contratado por el Emérito mandó a los medios un escrito en el que aseguraba que su cliente está dispuesto a regresar a España si la Fiscalía o cualquier estamento de la justicia lo requiere para que clarificar el caso.

Y por último, Jaime Alfonsín. La persona de confianza de Felipe VI ha sido el encargado de negociar con Juan Carlos los puntos de su nuevo exilio y el destino.

"El rey Juan Carlos ha considerado, a pesar de que sin duda ha sido la decisión más dolorosa de su vida, que para quitar presión a su hijo y, sobre todo, para evitar más controversias, trasladarse, de momento -y el matiz es importante- fuera de España. No habla de abandonar el país para siempre, ni niega la posibilidad de volver en cuanto se diriman los diferentes frentes judiciales que le afectan, directa o indirectamente. La palabra exilo es un término tabú y tanto el rey Juan Carlos, como la Zarzuela evitan pronunciarlo en cualquier momento. La esperanza del Juan Carlos es que, una vez que se calmen las aguas, poder recuperar su dignidad y salvar su legado", asegura a EL ESPAÑOL un amigo íntimo del ex Jefe del Estado.

Los destinos posibles

El caso es que sólo los anteriores cinco hombres conocen conocen el paradero del que fuera Rey de España durante casi cuarenta años. Aunque hay varios posibles destinos en los que podría sentirse a gusto, ya que ha estado allí en muchas ocasiones, de ocio o de trabajo y que podría convertir en su nuevo hogar.

Cuando la tormenta mediática pase, sus amigos irán conociendo su paradero. "Quiere desaparecer. Eso es lo único que quiere y busca. Tranquilidad y descansar. Creo que no me equivoco si te aseguro que ningún amigo sabemos, por ahora, dónde se encuentra’", revela la misma fuente.

Son cinco los puntos del mapamundi donde don Juan Carlos ha podido poner la cruz para asentarse. Aunque el COVID19 no se lo ha puesto fácil. Por culpa del Coronavirus ha tenido que descartar Miami, dónde tiene varios amigos con casas dispuestas a cedérselas: la frontera está cerrada para cualquier español.

Otra opción es República Dominicana. En la isla del Caribe tiene gran amistad con la familia Fanjúl, dueños de la mitad de los recintos turísticos de la zona que le podrían proporcionar un hogar exclusivo, discreto y sin que nadie o casi nadie se enterara de su presencia en la zona. Hay un precedente en este lugar. Ya que, tras la abdicación, en junio de 2014, Juan Carlos se refugió en Casa de Campo, el exclusivo resort que los Fanjul tienen en La Romana, al suroeste de la isla.

Fanjul (segundo por la izquierda), en un evento junto a Juan Carlos.

Casa de Campo cuenta con aeropuerto internacional cercano y helipuerto propio, y se encuentra a medio camino entre la capital, Santo Domingo, y un espectacular parque natural. Allí, el rey Juan Carlos no contaría solamente con la discreción y con la mansión de Casa Grande -con vistas privilegiadas al mar y a la isla Catalina-, sino también con algo tan importante en los peores momentos: el cariño de los amigos. En contra de este destino, el país caribeño está en alerta sanitaria, aunque Danilo Medina, el presidente de la República Dominicana –y habitual de las sobremesas cuando Juan Carlos visita la república caribeña–, ha reabierto las fronteras a los viajeros internacionales.

Pese a que Dominicana se encuentra en el número uno de las muchas apuestas, en los círculos de amistades de Juan Carlos no descartan la opción de Ginebra, en Suiza. "Se trata de una ciudad muy cómoda para pasar desapercibido. Los suizos son gente muy discreta que no se mete en la vida de nadie. Además, está allí la Infanta Cristina y sus cuentas, fundaciones y demás. Sería una buena opción porque también es cercana", explica el amigo del Emérito.

La amistad entre el padre de Felipe VI y los mandatarios de los países de Oriente Medio es más que conocida. En Arabia Saudí tiene una estrecha relación con su actual soberano, Salmán bin Abdulaziz. Y es probable que este no ponga ninguna pega para darle alojamiento en su palacio de Riad, como ha hecho en muchísimas ocasiones, a su amigo. No obstante, si se descubre que ese ha sido el destino elegido por el Emérito su imagen pública podría verse -más- deteriorada, ya que de este país provienen la mayoría de sospechas de tratos sucios de los que se acusa a Juan Carlos.

El Rey emérito Juan Carlos I.

Y por último, Marruecos sería otra opción a valorar sobre posible destino del "no exilio" de Juan Carlos. Hay que recordar que la amistad entre Mohammed VI y el Emérito es tal que el primero le regaló al segundo un gran terreno en Marrakech que Juan Carlos posteriormente le regaló a su amante, Corinna Larsen. Un terreno que EL ESPAÑOL ha localizado.

"Está donde no lo encuentren. Todo está atado y bien atado", afirma una fuente muy cercana a Zarzuela. El caso es que Juan Carlos termina este agosto de 2020 dónde comenzó su vida, en el exilio, lejos de España. Aunque espera que pueda volver cuando todo se "aclare y se solucione". "Volverá con su nombre limpio", sentencia su amigo.