Pablo Casado ha defendido el voto en contra de su grupo parlamentario a la quinta prórroga del estado de alarma y ha acusado a Pedro Sánchez de "mentir", de cometer "negligencias" e intentar "echar la culpa a los demás" para "repartir responsabilidades".

Noticias relacionadas

En su turno de réplica, el presidente del PP ha solicitado de nuevo al Gobierno que la desescalada se lleve a cabo con la legislación ordinaria para que los ciudadanos recuperen todos sus derechos. La conclusión del líder de la oposición fue rotunda: "Toda la responsabilidad de esta crisis es suya y la historia no le absolverá".

El PP lleva un mes advirtiendo al Gobierno de que no avalaría más el estado de alarma y dio un tiempo prudencial a Moncloa para buscar una salida ordenada al estado de excepcionalidad. "Hace treinta días y dos semanas después le avisé de que cambiaría nuestro voto. Le di un margen para que pudiera hacer su propia desescalada hacia la normalidad democrática", remarcó desde la tribuna de oradores. 

Casado arremetió duramente contra el plan del Ejecutivo, "que ha sido un fracaso", y volvió a poner encima de la mesa las cifras más escalofriantes de la pandemia para justificar su voto en contra: 28.000 muertos, 50.000 sanitarios contagiados, 100.000 empresas quebradas. "Este es el balance real de los poderes extraordinarios de los que usted ha disfrutado, por eso no podemos apoyarle más, sería una irresponsabilidad".

Empleo

El presidente del PP desplegó en el Parlamento su plan Reactiva España para mostrar que existe alternativa al Gobierno de Sánchez y Pablo Iglesias y volvió a pedir que se reactive inmediatamente la economía y el mercado de trabajo para poder hacer frente a las pésimas previsiones económicas. "El mejor escudo social es el empleo. Abandonen esas sensaciones penoristas, esa ingeniería social es pan para hoy y hambre para mañana. El asalto a los cielos siempre trae corralitos y miseria, en Venezuela y aquí". 

El líder de la oposición remarcó que el PP está en el camino acertado oponiéndose al plan de desescalada de Moncloa apuntando hacia los pocos apoyos que el Gobierno ha recibido en esta última prórroga: "Ya nadie se fía de usted, en la negociación de esta prórroga ha quedado patente: ha convertido la aprobación de una excepcionalidad tan grave en una subasta con pujas separatistas y batasunos".

Hipertrofia normativa

Casado ahondó en la idea de que "cada votación es un suplicio" y le auguró que lo que resta de legislatura "será un calvario". A su juicio, Sánchez "siempre juega fuerte, sin importar el coste de sus pulsos, y así va: de la victoria pírrica hasta la derrota final". La oposición también se quejó de que el Gobierno aprovechara el estado de alarma para desplegar una maraña legislativa sin control legislativo. "Ha aprobado 210 normas excepcionales, 19 decretos, 113 órdenes ministeriales, 73 resoluciones, 5 instrucciones y un acuerdo. Es una hipertrofia normativa sin control". 

El "fallido plan A" del Gobierno es, para el PP, el de las cinco D: "Deuda, déficit, despilfarro, desempleo y depresión". A cambio, el presidente del PP presumió de contar un plan alternativo "para salvar vidas sin vulnerar las libertades públicas". 

Las últimas encuestas del CIS que arrojan una amplia victoria socialista si se celebraran hoy elecciones generales "roza la malversación de caudales públicos". Casado criticó que en dos meses se hayan publicado "dos encuestas electorales debidamente cocinadas" al mismo tiempo que solo se ha publicado la primera parte del estudio de seroprevalencia que servirá para tener una visión global sobre cómo ha afectado el virus a su paso por España. "Y todavía pretende que le apoyemos la prórroga del estado de alarma, que es el agujero negro de las libertades públicas". 

ETA

En su respuesta, Sánchez acusó a Casado de "dimitir" de la responsabilidad de líder de la oposición. "Entre la unidad y la ultraderecha ha escogido a la ultraderecha", le criticó antes de echarle en cara el "amplio elenco de insultos, descalificaciones, medias verdades y argumentos excéntricos" que le ha dirigido a la hora de justificar su 'no'. Además, indicó al líder del PP que citando a ETA "demuestra que no tiene ningún argumento para votar en contra del estado de alarma".

En su último turno de palabra, Casado equiparó la "cara" de Sánchez con la del "fracaso" de la gestión de la crisis. "Su imagen es la de los test falsos, las manifestaciones temerarias y las colas de Aluche. No está a la altura, una vez más lo ha vuelto a demostrar. Cada día está  más solo, más débil y, sobre todo, sin dar una respuesta eficaz al drama que vive España".